HomeReviews HardwareIntel Core i9-13900K y Core i5-13600K

Intel Core i9-13900K y Core i5-13600K

Intel lanzó hace pocos meses su nueva familia Intel Core de 13ª generación que incluye seis nuevos procesadores de escritorio con hasta 24 núcleos y 32 hilos y velocidades de reloj de hasta 5.8 GHz orientada para gaming, streaming y grabación. En esta oportunidad tenemos el privilegio de analizar dos variantes realmente potentes, por un lado su máximo exponente con el Core i9-13900K y por otro un modelo más terrenal, el Core i5-13600K donde te vamos a contar nuestra experiencia y algunos resultados de rendimiento.

¿Qué tipo de funciones se destacan en esta 13 generación de procesadores?

  • Tecnología Intel Adaptive Boost y Thermal Velocity Boost: aumentan oportunamente las frecuencias de reloj del procesador en función de la potencia y el nivel térmico durante una determinada carga de trabajo.
  • Más núcleos E en los Intel Core i5, i7, i9. 
  • Compatibilidad con PCIe Gen 5.0
  • Mayor compatibilidad de la memoria con DDR5-5600 y DDR5-5200, pero manteniendo la compatibilidad con DDR4.
  • Hasta el doble de caché L2 y mayor caché L3.

Además resultan compatibles con las placas bases con chipset Intel 600 (previa actualización de Bios) y la nueva serie Intel 700. Recordemos que las ediciones «K» tienen el multiplicador desbloqueado lo cual se traduce ideal para prácticas de overclocking y disponen de video integrado

Aquí tenemos al mejor procesador de su segmento hasta la fecha, el Core i9-13900K que en este caso lo recibimos en una presentación sencilla pero contundente.

Al igual que la 12 generación, presenta el zócalo FCLGA1700 cuyo tamaño resulta considerable si lo comparamos por ejemplo con una generación anterior (11va). Para este procesador en particular se recomienda que se utilice un sistema de refrigeración líquido para aprovechar al máximo sus funciones, especialmente el boost de P-Cores puede alcanzar los 5.8 Ghz mientras que los E-Cores hasta 4.3 Ghz.

En el segmento intermedio tenemos otra tentadora opción, el Core i5-13600K que también se presenta en nuestro laboratorio de manera sencilla.

Se puede apreciar su zócalo FCLGA1700, una solución ideal para gaming donde en este caso trabaja con un boost de P-Cores que alcanzaa los 5.1 Ghz mientras que los E-Cores llegan a 3.9 Ghz. Dependerá mucho del presupuesto y todas las piezas de hardware que necesites para armar tu PC. Sin dudas el Core i5-13600K es más que interesante para armar una PC gamer.

Recopilando información

El Core i9-13900K tiene un TDP de 125W con proceso de fabricación de 10 nm funcionando a diferentes frecuencias de operación según el tipo de demanda que pueda tener una aplicación. Al igual que la arquitectura «Alder Lake», la de «Raptor Lake» mantiene el exitoso diseño híbrido, que se conforman de cores de performance (llamados P-Core) y de cores de eficiencia (llamados E-core). Compatible en el sistema operativo Windows 11, emplea la tecnología Intel Thread Director para priorizar y administrar las cargas de trabajo según al núcleo más conveniente. 

El mejor procesador de 13 Gen hasta la fecha ofrece 8 P-Core y 16 E-Core formando un total de 32 hilos de ejecución. Soporta también un gran abanico de sets de instrucciones tales como el AVX2, AES, FMA3, SSE4.2, VT-x y TSX, entre otros.

Intel Smart Cache se refiere a la arquitectura que permite que todos los núcleos compartan dinámicamente el acceso al último nivel de caché que es de 36MB. Como se puede apreciar, mediante actualización de Bios resulta compatible también en placas base con chipset Z690. Utilizamos la ranura PCIe 4.0 de 16x para la tarjeta RTX 3070 Founder’s Edition.

Por otro lado, las memorias DDR5 se encuentran configuradas en modo dual-channel a una velocidad de 5400 Mhz de manera manual ya que no hemos tenido éxito en este caso en habilitar el XMP (Extreme Memory Profile) para un booteo estable.

El Core i5-13600K es un procesador más accesible, podríamos decir del pueblo, que brinda 6 P-Core y 8 E-Core formando un total de 20 hilos de ejecución. También es compatible con un amplio abanico de sets de instrucciones. Respecto al último nivel de caché se define en 24MB. También funciona correctamente en la placa base Z690. Las memorias DDR5 también funcionan a 5400 Mhz conformando un total de 32GB.

Intel Extreme Tuning Utility

Para el Core i9-13900K tenemos una gran herramienta propietaria de la compañía que no solo brinda información avanzada de los procesadores sino que también permite aplicar overclocking. Se trata del programa Intel Extreme Tuning Utility (XTU) que también permite monitorear en tiempo real sus temperaturas, voltajes y frecuencias siendo indispensable para dominar por completo el rendimiento de la plataforma. Además, permite realizar benchmarks para confirmar estabilidad y nivel de desempeño.

Se puede apreciar de manera contundente su arquitectura híbrida con sus núcleos «P-Core» y eficiencia «E-Core». Se destaca el que este procesador alcanza frecuencias muy altas de trabajo, incluso algunos núcleos de «P-Core» funcionan a 5.8 GHz cuando la aplicación lo amerita.

Con unas frecuencias de trabajo más bajas, el i5-13600K no deja de ser una importante pieza para el armado de una PC Gamer competitiva que permite incluso realizar streaming en simultáneo sin perder fps. Sus núcleos de «P-Core» funcionan a 5.1 GHz en su máximo esplendor. Además, con esta herramienta podemos incluso aplicar overcloking para elevar aún más el rendimiento aunque esto demandará más voltaje y por consiguiente aumentarán las temperaturas, siendo necesario un sistema de refrigeración líquida.

Plataforma de pruebas

Pruebas de rendimiento

Comenzamos con el clásico PCMark 10 (prueba extendida) que realiza una gran cantidad de pruebas pasando por tareas cotidianas, tareas de oficina, creación de contenido y gaming. En esta oportunidad el 13900K arroja un importante resultado global con 11739 puntos frente a los 10703 puntos que arroja el 13600K poniéndose a la par de otras oluciones avanzadas de generaciones anteriores. Si buscamos procesadores para la creación de contenido y gaming, la serie de Intel Core de 13 generación resulta para consideración, especialmente si la demanda de trabajo es muy alta.

Con la Geforce RTX 3070 FE como tarjeta gráfica principal de la plataforma, el procesador 13900K brinda un nivel similar al 12900K en el 3DMark «FireStrike» con más de 31.000 puntos lo cual ya vamos notando las limitaciones de video en este aspecto.

Por otro lado, en el apartado de «Time Spy» (DX12) sucede lo mismo superando en ambos casos los 14000 puntos. El 13600K mantiene un nivel bastante elevado similar al i9-11900K lo cual demuestra que el de 13 generación Core i5 resulta una opción muy tentadora para gaming.

Y si nos enfocamos directamente el desempeño propio del CPU dentro del 3DMark para analizar el rendimiento el valor del 13900K se va por las nubes con más de 14000 puntos mientras que el 13600K se ubica en el segmento de los 7500 puntos, nada mal por cierto. Por supuesto, el modelo de 12700K arroja un valor abultado no tan lejano de 10000 puntos demostrando que la nueva arquitectura híbrida de Intel, con sus núcleos de rendimiento, ayudan a obtener resultados elevados en cualquier aplicación, logrando así máxima productividad.

Y cuando se trata de resoluciones en materia de multi-procesamiento tenemos el programa Cinebench que en este caso mide el desempeño del procesador con todos sus núcleos operativos, sin dudas una prueba muy demandante.

Con varios procesadores de la familia de Intel, queda claro que el 13900K despliega todo su potencial superando los 11000 puntos frente a los 10000 del 12900K y 8400 del 12700K. El 13600K se ubica al nivel del 11900K aunque con una breve ventaja. Ya sea de 12 o 13 generación, los resultados hablan por si solos con un gran desempeño tanto de los núcleos de rendimiento como de eficiencia utilizándose en su máxima capacidad. Si deseamos exprimir las aplicaciones de hoy en día al 100%, que mejor que optar por la arquitectura híbrida.

Si nos enfocamos al rendimiento por núcleo, el 13900K (870 pts) frente al 12900K (760 pts) lleva una ventaja destacada confirmando que Intel ha efectuado mejoras especialmente en los GHz que hacen que la última arquitectura logre puntajes altos. También se destaca el 13600K frente al 11900K con un desempeño por núcleo superior por donde se lo mire.

Nuevamente, en el Passmark del segmento CPU, el rey de la 13 generación se lleva todos los laureles con más de 52000 puntos arrasando todo a su paso. El 13600K tampoco se queda atrás con un gran capacidad para los cálculos de punto flotante, números enteros, compresión, encriptación, entre otras cosas.

En memorias cosechamos resultados competitivos aunque por temas con la placa base Z690 la configuración se ha bajado a 5400 MHz que alcanza los 3100 puntos aproximadamente lo cual es bienvenido. Es importante en estos casos tener el Bios actualizado en su última versión.

Por último, damos un vistazo al programa de AIDA 64 para conocer el comportamiento de lectura y escritura de memoria en la configuración DDR5 5400 donde se consigue en promedio 81000 MB/s con el 13900K y 79000 MB/s con el 13600K. Claramente las memorias DDR5 tienen mucho potencia con la arquitectura Intel Raptor Lake, en este caso con chipset Z690.

Gaming

Arrancamos con el título Horizon Zero Dawn que incluye su propio benchmark donde configuramos a la resolución de 1080p con la RTX 3070 FE alcanzando un promedio de 148 fps en calidad ultra. El 12900K se ubica en los 142 fps mientras que el 13600K lo hace en 132 fps. Sin dudas la 13 Generación de procesadores tiene los cimientos firmes para conformar PCs Gamers competitivas por donde se la miren soportando PCie 5.0 para futuras actualizaciones.

En Watch Dogs Legios a1080p cosechamos promedios de alto impacto tanto para el 13900K como el 13600K, donde el 11900K se ubica en los 94 fps (aunque con controladores de video más viejos). De todas maneras tenemos en claro que cuando se trata estrictamente de gaming, el 13600K resulta una opción recomendada por su relación costo/rendimiento.

Ghost Recon Breakpoint es otro juego, ya clásico, que tiene su benchmark integrado. También obtenemos un promedio superior de 130 fps para la 13 generación demostrando que los núcleos de rendimiento (P-Cores) logran un desempeño brutal, aunque ya vamos presenciando las limitaciones de la tarjeta gráfica de Nvidia.

Temperaturas de operación

Para esta ocasión empleamos una solución de refrigeración bastante potente, la de MSI MAG CoreLiquid P360 que resulta fundamental para mantener temperaturas aceptables de funcionamiento. El i9-13900K al tener frecuencias altas requiere de una refrigeración contundente, de lo contrario las temperaturas pueden subir bastante. En este caso hay núcleos que superan los 80 grados con facilidad.

En cambio, el i-13600K mantiene temperaturas que apenas cruzan ligeramente los 73 grados según el núcleo. Si aplicamos OC seguramente tengamos unos valores más altos.

En ambos casos, las temperaturas mínimas se mantienen en un buen nivel desde los 35 grados en adelante. Mientras los núcleos de performance no se activen a velocidades boost elevadas, tendremos bajo consumo y valores de trabajo bajos.

Conclusión

La familia de procesadores Intel Core de 13ª generación hizo hace poco su debut con una arquitectura más optimizada y eficiente donde presenta su mejor modelo, el Core i9 13900K con sobresalientes resultados de rendimiento en la mayoría de las pruebas convirtiéndose en una opción orientada a entusiastas que buscan no solo jugar sino crear contenido en simultáneo, siendo un CPU que puede afrontar todo tipo de desafíos aunque eso sí, consume mucho y sus temperaturas ascienden rápidamente por lo que se necesita una refrigeración muy potente.

En ambos casos, se recomienda instalar buenos sistemas de refrigeración.

El Core i5 13600K deja una excelente impresión con desempeños competitivos siendo una alternativa para quien desea migrar a Raptor Lake sin gastar demasiado pero manteniendo altas expectativas en desempeño. En ambos casos, son muy buenos procesadores para overclocking. Eso sí, el consumo energético es elevado.

Por supuesto, estos procesadores son atractivos para quienes tienen armada, por ejemplo, una PC con Intel Creo de 9, 10 o incluso 11 generación y quieren modernizar su plataforma con perfiles gamers y edición de contenido.

En definitiva, la 13 Generación deja excelentes impresiones a nivel general con gran hincapié en el desempeño siendo recomendado que trabajen bajo Windows 11 para sacar el máximo provecho a sus tecnologías.

Agradecemos a Intel por brindarnos las muestras para su análisis.

Lo Bueno

  • Gran rendimiento del i9-13900K, ideal para Gaming y streaming en simultáneo.
  • Relación costo/rendimiento del i5-13600K, ideal para gaming.
  • Ambos procesadores tienen gran capacidad de overclocking.
  • Mantienen la compatibilidad con DDR4.
  • Ambos tienen más E-Core y video integrado.

Lo Malo

  • Temperaturas altas para el i9-13900K.
  • Core i5-13600K sin Turbo Boost 3.0 e instrucciones AVX512.
  • Consumos elevados de energía en ambos casos.
Alejandro Dau
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.