HomeReviews HardwareASUS ROG Strix Z690-E Gaming WiFi

ASUS ROG Strix Z690-E Gaming WiFi

Dentro de su portafolio ROG Strix para chipset Intel Z690, ASUS nos hace llegar su modelo Z690-E Gaming WiFi que soporta los procesadores de 12a y 13a generación Intel Core integrando Wi-Fi 6E, DDR5 y conectores M.2 PCIe 5.0. ¿La plataforma Z690 definitiva para gaming? Te cuento más en esta reseña.

La placa base ROG Strix Z690-E Gaming WiFi brinda gran cantidad de prestaciones para disfrutar de las aplicaciones y juegos siendo una opción muy competitiva para el segmento dado que entrega una base sólida de alto rendimiento y eficiencia para exprimir tanto la arquitectura Alder Lake como la de Raptor Lake en su máxima expresión.

Su packaging es abundante donde se aprecian muchos accesorios tales como un manual de usuario, autoadhesivos de ROG Strix para pegar donde quieras, DVD que tienen controladores y software para instalar, cuatro cables SATA III, varios precintos cortos, un paquete Q-Latch M.2, otro paquete Q-Latch M.2 para placa posterior M.2, paquete de caucho M.2, un llavero ROG y por supuesto la antena de Wi-Fi de doble banda.

Se destaca también la inclusión de un soporte para sostener una tarjeta gráfica pesada (muy útil por cierto para estar más seguros).

Y por si fuera poco se complementa con una tarjeta ROG Hyper M.2 que soporta dos 2242/2260/2280/22110 en PCIe 4.0 4x. De esta manera tendremos la máxima velocidad a temperaturas realmente óptimas. Ideal para los dispositivos M2 más exigentes.

Tiene un diseño atrayente y muy bien distribuido cumpliendo con las dimensiones del formato ATX de 30.5 x 24.4 cm con abundante disipación pasiva para cubrir los componentes críticos del sistema, tales como la zona de mosfets, chipset Z690 y ranuras M.2. Indudablemente ostenta una apariencia gamer donde su cubierta de E/S integra una pantalla acrílica iluminada con Aura RGB siendo lo más atractivo a simple vista.

Si damos vuelta en la otra cara del PCB se aprecia el refuerzo metálico para el zócalo del CPU y otros detalles visuales extras con el distintivo de ROG.

Presenta el zócalo Intel LGA 1700 (bastante más grande que podemos apreciar en un Z590 por ejemplo) y dispone de 18 +1 fases de poder alimentados por los dos conectores de 8 y 8 pin escondidos en el extremo con tecnología ProCool II (que se traduce en alta calidad de fabricación). Además, se incorpora un debug led para detectar fácilmente problemas de arranque (pero no tiene botones de inicio/reinicio directos).

También se pueden divisar los disipadores de calor VRM con almohadilla térmica de alta conductividad (que incorpora heatpipe).

Para el segmento de memorias, este modelo brinda un total de cuatro ranuras DDR5 en modo dual-channel soportando velocidades de hasta 6400 MHz mediante overclock y una capacidad máxima de 128 GB.

En almacenamiento disponemos de seis puertos SATA III (6Gb/s) en posición de 90 grados para que no molesten a las tarjetas discretas instaladas. Se aprovecha también la inclusión de tres puertos PCIe M.2 que vienen con disipadores integrados y podemos definirlos así:

  • 3 ranuras M.2 integradas
    • 1 x M.2 2242-22110 (PCIe5.0 x4)
    • 1 x M.2 2242-22110 (PCIe4.0 x4)
    • 1 x M.2 2242-2280 (PCIe 4.0 x4 y SATA)
  • 2 ranuras M.2 en la tarjeta ROG Hyper M.2
    • 2x M.2 2242-22110 (PCIe4.0x4)

Y como es costumbre para ASUS, implementa el anclaje Q-Latch que facilita la instalación o extracción de un SSD M.2 sin necesidad de herramientas específicas. Ya no vas a perder los diminutos tornillos tradicionales.

En cuenta a las ranuras de expansión trae su ranura PCIe 5.0 de 16x reforzada en acero (controlado por el CPU), más otra ranurar PCIe 4.0 de 16x (a 4x) y otra similar pero PCIe 3.0. Finalmente se complementa con una ranura PCIe 3.0 de 1x.

Por otro lado, para facilitar la extracción de la placa de video principal, para destrabar ASUS integra su interruptor PCIe Slot Q-Release que sobresale cerca del lado izquierdo de las ranuras de memoria. Básicamente lo apretamos para destrabar a la placa y listo, sale con total fluides.

ASUS suma una gran solución de sonido para satisfacer la demanda de entusiastas tanto de creación de contenido como de gamers con la utilización del chipset ROG SupremeFX 7.1 Surround Sound High Definition Audio CODEC ALC4080 junto a su amplificador Savitech SV3H712 AMP con tecnología de blindaje SupremeFX, más capacitores japoneses, sensor de impedancia para salidas de auriculares delanteras y traseras, salida de reproducción estéreo SNR de 120 dB y entrada de grabación SNR de 113 dB. Además soporta reproducción de hasta 32 bits / 384 kHz y tecnologías DTS Sound Unbound + Sonic Studio III. ¿Qué ms se puede pedir?

Desde esta perspectiva observamos to das las conexiones que ofrece esta placa base con su cubierta premontada. En salidas de video se aprecia un HDMI y un DisplayPort. Se añade un botón de BIOS FlashBack y otro de Clear CMos.

También se suma un puerto USB 3.2 Gen 2×2 (1 USB Type-C), cuatro puertos USB 3.2 Gen 1 y tres puertos USB 3.2 Gen 2 (dos del Tipo-A, más uno Type-C) y cuatro puertos USB 2.0 (negro).

Para las redes se destaca la solución con dos conectores 2T2R de Intel Wi-Fi 6E (802.11 a/b/g/n/ac/ax) que soporta conexiones 2.4/5/6GHz y bluetooth v5.2 junto a un puerto de LAN Intel de 2,5 Gb. Finalmente, se observan 5 audio jacks (la de Rear bañada en oro) y una salida óptica de salida S/PDIF.

Plataforma de pruebas

Para más información visita el sitio oficial de ASUS.

Bios

Cuando iniciamos la PC pasamos primero por el UEFI Bios con su estética clásica ROG Strix para la interfaz que en principio realizamos una actualización del mismo ya que le revisión era bastante vieja y si deseamos instalar un procesador Rapto Lake es indudablemente necesario.

Su primera pantalla nos lleva al EZ Mode que agrupa las principales opciones de la plataforma para monitorear, modificar y manipular de una forma práctica y sencilla los componentes del sistema. Tanto para principiantes como usuarios experimentados que quieren entrar directamente a cambiar o ver una opción determinada, este modo resulta bastante útil.

Ya en una posición más avanzada tenemos un panorama más completo de todas las opciones para cada componente, con un buen nivel de detalles para manipular con el fin de obtener óptimos resultados y sacar el mayor provecho del procesador y memorias. Tiene una gran capacidad para realizar overclocking para ambos casos y nos aseguramos con esta placa base de ROS Strix estabilidad y seguridad para alcanzar resultados elevados.

Tampoco podemos dejar de lado sus amplias opciones de monitoreo, especialmente para las temperaturas y los voltajes del sistema. Además, se suman varios programas para mejorar la experiencia de configuración y actualizaciones (EZ Flash 3, Armoury Crate, entre otros). Por si fuera poco integra el software de MemTest86 que básicamente permite identificar problemas de memoria en un simple paso.

Información

Instalamos un procesador potente que pueda desempeñarse en todo su esplendor en la placa base. Se trata del Core i9 12900K con un TDP de 125W que alcanza hasta 5.2 Ghz de frecuencia con boost utilizando su arquitectura «Alder Lake» híbrida de 8 núcleos de alto rendimiento y otros 8 de alta eficiencia formando un total de 24 hilos de ejecución.

Preparada para Windows 11, la ROG Strix Z690-E Gaming WiFi se detecta adecuadamente a través del programa informativo CPUz junto a su chipset de Intel Z690 utilizando la ranura de PCIe 4.0 donde se encuentra nuestra tarjeta GeForce RTX 3070 FE instalada. Recordemos que soporta PCIe 5.0 para las futuras tarjetas de video.

La plataforma resulta compatible con la memorias DDR5, donde configuramos el perfil de XMP desde el Bios para que funcionen a 6000 MHz con latencias de 40-40-40-80 formando un total de 32 GB. También tiene la capacidad de sostener altas velocidades sin problemas gracias a su capacidad de overclock.

ASUS dispone de un buen software denominado Armoury Crate  para configurar y monitorear, desde el sistema operativo, los componentes del sistema ya sea actualizando controladores, aplicando ajustes, monitoreando revoluciones de ventilador y temperaturas e incluso practicar overclock. Sin dudas una herramienta muy completa.

Iluminación RGB

Y como no podía faltar en una placa base ROG Strix, la iluminación RGB resulta importante para tener un sistema gamer con todos los colores y efectos deseados. Contamos con el segmento de Aura Sync para controlar este aspecto apropiadamente (incluso si conectamos tiras LED a los puertos compatibles) y de esta forma emparejarlos con otros componentes para que los efectos se van de manera armoniosa.

En la cubierta de E/S, se aprecia la iluminación que crea la ilusión de una placa de circuitos bajo el logotipo ROG, dejando así un gran toque distintivo que se destaca desde cualquier ángulo que se lo mire.

Pruebas de rendimiento

Arrancamos con el PCMark 10 en modo extendido que analiza de manera completa a todo el sistema en cuestión, con pruebas desde creación de contenido, tareas diarias, hasta gaming. Logramos superar la barrera de los 10.000 puntos con facilidad con un rendimiento superior a lo que podemos obtener en una plataforma con procesador 10900K + Z490 que se ubica alrededor de los 9500 puntos.

Lo que se destaca aquí es la capacidad que tiene la ROG Strix Z690-E Gaming WiFi para sacar el mayor jugo posible a los componentes instalados, logrando demostrar que tiene una base sólida para que la arquitectura Alder Lake pueda desplegar de manera eficiente y rendidora todas sus características, especialmente con su altas velocidades de procesamiento. Indudablemente es una plataforma ideal para creación de contenido, streaming y gaming especialmente si se acompaña con 32GB en adelante de memoria RAM DDR5.

En cuanto a video, bajo la interfaz PCIe 4.0 a 16x, la plataforma se acompaña con la Geforce RTX 3070 FE con un rendimiento a nivel general esperado pero dadas las características del procesador Core i9 logramos obtener un incremento en los puntajes finales. En el 3DMark «FireStrike» araña los 33.000 puntos mientras que en el 3DMark «Time Spy» (DX12) supera sin problemas los 14.000 puntos, lo cual demuestra que podemos sacar el máximo provecho a las tarjetas gráficas potentes de nuevageneración.

Cuando se tratan escenarios de trabajo de multiprocesamiento, la arquitectura Alder Lake de Intel manifiesta un gran desempeño y se demuestra en el programa de pruebas Cinebench R20 donde el 12900K alcanza los 10.400 puntos mientras que el 12700K se ubica en los 8700 puntos. Aquí la plataforma de ROG Strix mantiene un excelente nivel y provee las funciones necesarias para que los procesadores desplieguen todo su potencial al utilizar todos sus núcleos. Eso sí, se necesita de refrigeración líquida para el Core i9 si queremos mantener temperaturas de operación a niveles aceptables.

Finalmente terminamos el recorrido de pruebas sintéticas con el Passmark Performance Test 10 donde el segmento de CPU Mark que realiza cálculos de punto flotante, números enteros, compresión, encriptación manifiesta un resultado abultado de casi 39.000 puntos dejando claro el alto nivel de desempeño del procesador en cuestión. Por otro lado, las memorias de Kingston Fury Beast DDR5 mantienen un buen comportamiento al cruzar la barrera de los 3700 puntos.

Por último, damos un vistazo al rendimiento en juegos. Con la RTX 3070 FE no hay mucha diferencia en cuanto a plataformas dado que alcanzamos el máximo rendimiento de la tarjeta gráfica (al menos que le apliquemos OC) con un promedio de 142 fps en calidad «alta» a una resolución de 1080p.

Conclusión

La serie de placas base ROG Strix se destacan por brindar diseños atractivo, de alto rendimiento, elegantes y con gran cantidad de características para aprovechar las arquitecturas al máximo. En este caso presenta su modelo ROG Strix Z690-E Gaming WiFi que saca bastante provecho a la Arquitectura Alder Lake de Intel (y compatible con Raptor Lake también) haciendo lucir muy bien a nuestro procesador Core i9 12900K en todas las pruebas de trabajo.

Pero lo destacado de esta plataforma de ASUS es la cantidad de funciones que brinda para no solo sostener un elevado desempeño de los componentes instalados sino que también agregar excelentes cualidades de calidad de componentes, con una amplia capacidad de OC, refrigeración pasiva contundente y una estética con RGB realmente acertada, que cualquier gamer aprobará con gusto.

Su panel trasero dispone de todos los puertos con las últimas tecnologías con una solución de sonido de alta fidelidad junto a un UEFI Bios estable y otras funciones que mejoran la experiencia de usuario, como por ejemplo el botón para remover la placa de video ya no es un dolor de cabeza. Para este modelo se ha implementado el clásico debug LED para detectar algún inconveniente de arranque.

El ROG Strix Z690-E Gaming WiFi tiene excelentes cualidades para acompañar a los mejores procesadore de Intel Core de 12 y 13 generación siendo una opción interesante para elegir en caso de armar una PC Gamer competitiva con todas las letras.

Lo Bueno

  • Gran rendimiento.
  • Calidad de sonido integrada.
  • UEFI Bios estable y completo.
  • Soporte de Intel Wi-Fi 6E.
  • Ofrece ranuras M.2 PCIe (Q-Latch).
  • Agrega tarjeta ROG Hyper M.2.

Lo Malo

  • No hay para destacar.
Alejandro Dau
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.