HomeReviews HardwareROG Crosshair VIII Dark Hero

ROG Crosshair VIII Dark Hero

En su momento con la llegada de la serie de procesadores Ryzen 3000, AMD también presentó sus placas base con chipset X570 con soporte para PCIe 4.0. En esta oportunidad de la mano de ASUS nos hace llegar un nuevo modelo que incorpora muchas características, tecnologías de última generación y varios accesorios para deleitarnos. También soporta los nuevos Ryzen 5000 así que no se pierdan este análisis a continuación.

Con ustedes el ASUS ROG Crosshair VIII Dark Hero viene a ser una actualización del ya lanzado ROG Crosshair VIII Hero con algunas nuevas modificaciones como la ausencia, ahora, de un ventilador y más fases de potencia. Se acompaña con un manual de usuario, DVD para la instalación de controladores/software, varios stickers de ROG junto a un apoya vasos, cuatro cables SATA III, dos cables de extensión LED direccionable, un conector Q (para una fácil conexión), dos tornillos de montaje M.2 y por supuesto la antena de WiFi siendo un accesorio más que bienvenido.

Como siempre, en ROG se destacan los disipadores de calor M.2 en ambas ranuras, un panel trasero completo con protección y la iluminación RGB.

La placa base tiene unas dimensiones ATX de 30.5 cm x 24.4 cm implementando refrigeración pasiva en las zonas críticas del PCB con un diseño elegante, con excelentes terminaciones y muy fino. Se emplean componentes notables que aportan calidad y alto rendimiento, ideal para exprimir los nuevos procesadores Ryzen 5000 de AMD. Por supuesto el sello ROG se destaca desde cualquier ángulo de visión.

Basado en el socket AM4, soporta también los procesadores 4000 G-Series, 3000 Series, 3000 G-Series, 2000 Series y 2000 G-Series por lo cual tenemos un amplio abanico de opciones para elegir. Con una disipación contundente en dicha zona, ofrece 14 + 2 etapas de potencia TI clasificadas para 90 A, conectores de alimentación extras ProCool II del tipo PCIe de 8pin y 4pin, junto a condensadores metálicos negros de fabricación japonesa de 10K. La calidad está garantizada.

En memoria, sus cuatro ranuras DDR4 Dual-channel brindan una capacidad máxima de 128GB y velocidades extremas (mediante overclock) de hasta 5100 MHz lo cual es bastante elevado. Presenta también en la zona un Debug LED para conocer información en tiempo real del sistema (por si ocurre un imprevisto se puede identificar rápidamente el error) y un botón de inicio, muy cómodo y práctico para realizar las pruebas.

Respecto al almacenamiento, por medio del chipset X570, se aprecian ocho puertos SATA III de 6Gb/s en posición de 90 grados que
soportan RAID 0, 1, 10. También se destacan los dos puertos M.2 Socket 3 Type M de 2242~2280 (PCIe 4.0 x 4 + SATA) y 2242~22110 (PCIe 4.0 x 4 + SATA) con sus respectivas disipadores externos, que se deben remover para realizar la instalación.

Presenta tres ranuras de expansión PCIe 4.0 de 16x de las cuales las primeras dos se encuentran reforzadas en acero (soporta una a 16x o dos a 8x cada una). Esta última también es PCIe 4.0 de 16x (pero funciona a 4x). Por último tenemos otra PCIe 4.0 de 1x. Lo bueno que podemos instalar la configuración que sea más apropiada para nuestra PC Gamer.

En audio esta placa base se destaca, ya que además de mantener aislada la solución del resto de los componentes del PCB para evitar interferencias, se encuentra controlado por el ROG SupremeFX 7.1 con el CODEC S1220 donde se integran capacitores japoneses de alta calidad. Implementa el convertidor de digital a analógico ESS ES9023P capaz de aplicar 112db DNR / -94dB THD + N para una salida superior en el panel frontal.

El panel trasero es muy completo con su correspondiente protección (no hace falta backplate), brinda varias conexiones tales como un botón de BIOS FlashBack, otro de Clear CMOS, dos puertos LAN (Intel I211-AT y Realtek RTL8125-CG 2.5G) y 5 audio jacks bañados en oro junto a la salida óptica S/PDIF. Y sí, lo inalámbrico no podía estar ausente con los dos conectores para las antenas WiFi. A través del Intel Wi-Fi 6 AX200 soporta hasta 2.4Gbps máximo de promedio de datos y frecuencial de banda dual de 2.4/5 GHz por lo cual nos aseguramos un buen performance en este aspecto.

Y si hablamos de puertos USB, tenemos de todo un poco. Se integran cuatro USB 3.1 Gen1 Type-A, siete USB 3.1 Gen2 Type-A y un USB 3.1 Gen2 Type-C.

Plataforma de pruebas

  • AMD Ryzen 5 3600X
  • G.Skill DDR4 3400 16GB Kit
  • Noctua NH-D15 chromax.black
  • Radeon RX 6800XT
  • WD Green SSD 240GB
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro
  • Fuente Cougar VTX 700W

Bios

Con todo instalado, lo primero que hago es dale un vistazo al Bios y configurar los componentes del sistema. Con la tonalidad de ROG se puede navegar por diferentes pantallas con total practicidad donde se implementan gran cantidad de opciones para mejorar el rendimiento en general. En principio con esta versión de Bios resulta estable, de todas maneras para un mejor soporte de los Ryzen 5000 recomiendo actualizar a la última versión disponible ya que arreglar algunas compatibilidades, especialmente en memorias.

El UEFI Bios resulta estable y muy completo, recomendado para realizar intensas práctica de OC.

También permite monitorear las temperaturas y los voltajes del sistema. Su interfaz es intuitiva y apuesta a la inclusión de herramientas propietarias de ASUS donde permite guardar perfiles, manipular frecuencias y acceso al Armoury Crate, entre otras cosas. Por supuesto, si quieres algo sencillo siempre cuentas con la pantalla de EZ Mode que agrupa las principales opciones y características de configuración en un solo lugar y muy fácil de configurar. Ideal para principiantes.

Información y Overclock


Para el ROG Crosshair VIII Dark Hero empleamos un AMD Ryzen 5 3600X que tiene 6 físicos y 6 lógicos, con TDP de 95W. A través del perfil X.M.P. (Extreme Memory Profile) las memorias de G.Skill se configuran automáticamente en 3400 MHz formando un total de 16 GB, suficientes para hoy en día (al menos en parte).

En cuanto al overclock, utilizando la refrigeración por aire de Noctua, logramos entre 4.4 Ghz y 4.5 GHZ para todos sus núcleos físicos por medio de un voltaje de 1.45v, todo esto con la aplicación de Ryzen Master de AMD, aunque también hice algunos cambios en el Bios. La capacidad de esta plataforma de ROG para generar grandes oportunidades de OC es fantástica, incluso todavía me quedan ganas de seguir probando y alcanzar mejores frecuencias, especialmente para un núcleo o dos, ya que se puede apuntar más arriba sin incrementar voltajes. Será cuestión de tener paciencia y encontrar valores adecuados.

Software

Ya la hemos visto en el Bios, se trata del software Armoury Crate con el objetivo de configurar y monitorear los recursos del sistema como así también actualizar los controladores y aplicar ajustes a la plataforma X570 con su correspondiente segmento de RGB que permite seleccionar los colores y efectos de iluminación deseados.

También instalamos el Gamefirst VI para el apartado gamer ya que al tener excelentes soluciones de red, se requiere de un buen software para su configuración y optimización (en productos ROG). Si vas a jugar y no quieres regalar nada, date una vuelta por esta sección.

Me encanta la estética, con los efectos RGB en diferentes zonas de la placa base. Eso sí, con una placa de video gigante se pierde de vista parte del logo de ROG. De todas maneras, la combinación es muy atractiva y deja una sensación agradable a la vista, desde cualquier punto de vista.

Pruebas de Rendimiento

Para ver el desempeño de la placa base de ROG, arrancamos con el programa sintético PCMark10 que de manera exhaustiva y por tiempo prolongado, ejecuta diversidad de escenarios para demostrar la capacidad que tiene el sistema de comportarse ante situaciones exigentes, incluido también el gaming. Su puntaje general es de 9000 puntos siendo un excelente valor demostrando que el chipset X570 tiene las bases para sostener configuraciones potentes y deja que el Ryzen 5 3600X pueda desplegar todo su potencial. Si a eso le sumamos las características de ROG tenemos una completa solución que no solo puede servir para jugar sino para crear contenido de alta calidad. ¿Y por qué no realizar streaming?

En 3DMark «FireStrike» resulta obvia el impacto que tiene el resultado gracias a la tarjeta gráfica de AMD RX 6800XT ya que se consigue 318000 puntos, lo cual me deja tranquilo que junto a procesadores más potentes se puede aspirar a lograr desempeños muy superiores sin que la placa base X570 de ROG limite de alguna forma. Si te parece poco, siempre hay OC para aplicar tanto en CPU como en memorias.

Por si no quedo claro, el resultado en PCMark10 se ubica en una posición privilegiada.

En el Passmark Performance Test 10 con un Ryzen 3600X el desempeño es esperado y estable en los cálculos de punto flotante, compresión de datos y encriptación. Aquí no hay mucho que destacar, ya la limitación cuenta por parte del CPU. Las memorias configuradas en modo dual-channel a 3400 MHz no arrojan un impacto superior. Sería interesante ver el funcionamiento de los módulos más avanzados de la actualidad, que esperamos poder probar en un futuro. Mientras tanto este kit de 16GB se exprime al máximo y con un poco de OC podemos elevarlo a los 3600 MHz para presumir un poco más.

El ROG Crosshair VIII Dark Hero es una gran socio para los procesadores de múltiples núcleos. En este tipo de segmentos de multi procesamiento, el Cinebench R20 propone elevadas exigencias, que el Ryzen 5 3600X logra desafiar aunque con un rendimiento más bajo que un Ryzen 2700X.

Y por último, con este gran juego de Horizon Zero Dawn, ejecutamos el benchmark que un interesante resultado para la RX 6800XT con un promedio de 117 fps con todos los detalles en «ultra».

Conclusión

Esta nueva revisión de ROG Crosshair VIII Dark Hero deja una excelente impresión combinando lo mejor del chipset AMD X570 con varias características de última generación que no solo elevan el rendimiento del sistema sino que mejorar la experiencia de usuario al configurar y disfrutar de las aplicaciones y juegos actuales con total facilidad.

Pero ¿Vale la pena? Eso dependerá que tan avanzado sea tu plataforma AMD para los procesadores de última generación, este modelo en cuestión viene con todas las herramientas para que puedas exprimir tu procesador Ryzen 5000 ya que agrega más fases para que el overclock y alto desempeño no se queden cortos.

Su diseño en general no difiere mucho de su antecesor, pero sigue manteniendo su calidad de componentes y distribución de conectores para que las configuraciones sean completas y eficientes. Tenemos iluminación RGB, panel trasero apto para entusiastas con doble red LAN y WiFi junto a un PCIe 4.0 para que las tarjetas gráficas desplieguen todo su potencial y esto lo puedo confirmar con la RX 6800XT que sumamos a este review a último momento. Tampoco se puede dejar de lado el sonido, con el Supreme FX que garantiza una experiencia auditiva fenomenal.

En definitiva, el ROG Crosshair VIII Dark Hero tiene nuestro sello recomendado ya que ha soportado nuestras intensas pruebas y ha salido victorioso, puede resistir todo, es un guardián de los Ryzen, un dark hero.

Lo Bueno

  • Excelente rendimiento (más fases de poder que su antecesor).
  • Packaging completo.
  • Sistema de refrigeración eficiente.
  • Capacidad de OC.
  • UEFI Bios completo y estable.
  • Integra conexión Wi Fi más doble LAN.
  • Iluminación de RGB.

Lo Malo

  • Al software todavía le faltan mejoras de estabilidad.
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.

Comentarios