HomeReviews HardwareZ590 AORUS Master

Z590 AORUS Master

Analizamos nuestra primera placa base basada en el nuevo chipset de Intel Z590 que soporta la 11va generación de procesadores Intel Core.

Ya tenemos el Intel Core i9 11900K, que vamos a probar con la flamante placa base de Gigabyte Z590 AORUS Master que viene con una mejor solución de alimentación energética, diseño PCIe 4.0 y una amplia conectividad para elevar la experiencia de un entusiasta a la máxima potencia.

Dentro de la serie Z590, este modelo en particular viene a cubrir un segmento de gama alta exigente, ideal para exprimir al máximo los mejores procesadores de la 11va generación de Intel Core con arquitectura «Rocket Lake». Su packaging ya nos da un indicio de lo que nos espera, la caja es pesada y viene con gran cantidad de accesorios. Con ustedes, lo nuevo de AORUS para la plataforma Intel.

Como de costumbre, la serie AORUS Master entrega abundantes accesorios para acompañar a la placa base. Se adjunta una hoja gigante con calcomanías de AORUS, tornillos para instalar M.2, cuatro cables SATA III, dos termistores, cable de extensión RGB, otro cable para la detección de ruido, una antena Wi-Fi (2T2R), manual de usuario y un conector G con el fin de facilitar y centralizar la instalación de cables que vienen del gabinete.

A primera vista, no se aprecian a nivel diseño y estética cambios relacionados a la generación anterior. El Z590 AORUS Master presenta su habitual formato ATX de 30.5 x 24.4 cm manteniendo la robustez que caracteriza a la serie Master. Su PCB negro de 2x de cobre resulta ser una base sólida para sostener gran cantidad de componentes que en su conjunto

La zona del socket tiene el espacio suficiente para la instalación de coolers de gran envergadura, como nuestro cooler de Noctua NH-D15 chromax.black.

Además de soportar la décima generación Intel Core, también soporta la onceava a través de su socket LGA 1200 proporcionando un potente diseño para liberar todo el potencial de la nueva generación de Intel. Incorpora componentes y piezas de gran calidad y capacidad que incluye un controlador PWM 100% digital con etapas de potencia inteligente y con 18 + 1 fases de poder es capaz de proporcionar 90A de potencia de cada fase para un total de 1620A. La zona de VRM contiene disipadores pasivos construidos en base a NanoCarbono.

El diseño de NanoCarbono Direct-Touch Heatpipe II integra un heatpipe grande extra de 8 mm construido en función a un nuevo proceso de fabricación para reducir la brecha entre el heatpipe y el disipador de calor, por lo cual el calor de los MOSFETs se transfiere de forma mucho más eficiente. Por otro lado Fins-Array II  (también de NanoCarbono) utiliza aletas secundarias cuyo flujo de calor que las atraviesan entrará desde el borde delantero para ser dirigido luego a otras aletas.

La solución de refrigeración integra tecnologías del tipo Fins-Array II y Heatpipe cuya combinación mejora considerablemente la disipación de calor.

Si damos vuelta la placa base observamos lo bien reforzado que se encuentra la placa en gran parte de la superficie del PCB, con el objetivo de brindar una estructura sólida dado que su peso es determinante y es necesario que se mantenga el PCB en su forma original.

Ofrece dos conectores extras de alimentación (con blindaje de metal) PCIe de 8-pin cada uno, siendo necesarios para exprimir al máximo el procesador Core i9 11900K, especialmente si vamos a aplicar overclocking. Debajo del protector EMI de aluminio (backplate) se encuentra escondido en la parte de VRM un pequeño ventilador encargado de mejorar la refrigeración.

Respecto a las memorias, ofrece cuatro ranuras dual-channel DDR4 reforzadas que dependiendo la generación de procesador que se instalé, la compatibilidad de velocidad varia. Si es de 11Gen, soportará hasta 5400 MHz con OC mientras que si pertenece a la 10Gen alcanza los 2933 Mhz (con OC puede ser más por supuesto). En cuenta a su capacidad máxima, soporta hasta 128 GB en cuatro módulos individuales de 32GB, lo cual es un valor más que suficiente para las plataformas dual-channel.

Por otro lado, en el mismo segmento pero más al extremo, se ubica un botón de encendido (práctica para usuarios entusiastas y overclockers) junto al «Debug Led» para identificar errores al instante y aplicar la solución correspondiente. También se asoma el conector principal de alimentación de 24-pin también reforzado.

Mantiene la ausencia de ranuras PCIe de 1x. En total ofrece tres ranuras de expansión (reforzadas en acero) de PCIe de 16x, donde cuenta con 24 carriles para PCIe 3.0 y 20 carriles para PCIe 4.0:

  • PCI Express 4.0 x16 a x16
  • PCI Express 4.0 x16 a x8
  • PCI Express 3.0 x16 a x4

En PCie 4.0 se pueden configurar dos tarjetas de video aunque funcionando a x8/x8. Con tantos carriles PCIe 4.0 también se aprovecharán no solo en video, sino que también en dispositivos de almacenamiento.

Sobre el sonido, el Z590 AORUS Master lo aísla totalmente del resto de los componentes del PCB, con una superficie cubierta junto a los condensadores/capacitores WIMA, Nichicon Fine Gold, para garantizar un suministro de energía eficiente. La placa base utiliza el chipset de Realtek ALC1220-VB con soporte de hasta 7.1 canales sumando all chipset ESS ES9118EQ DAC (SNR 125dB, PCM de 32 bits, 192 KHz, THD + N -112db) y agrega soporte para DTS:X Ultra. En este sentido, Gigabyte se luce con su solución de sonido.

Sobre almacenamiento hay mucha tela para cortar. La placa base AORUS Master dispone de un total de seis puertos SATA III de 6 Gb/s orientados en 90 grados que soportan la configuración RAID 0, 1, 5, y 10.

Para las conectores M.2, Gigabyte aplica su sistema de refrigeración Thermal Guard II con diseño de térmico de doble cara donde brinda su ecosistema de triple NVMe M.2 PCIe SSD. Hay que tomar en cuenta estos parámetros a la hora de isntalar un dispositivo:

Con un procesador de 11Gen de Intel, soporta un conector M.2 (Socket 3, M key, type 2242/2260/2280/22110 PCIe 4.0 x4/x2 SSD) mientras que el chipset Z590 maneja dos conectores M.2 (Socket 3, M key, type 2242/2260/2280/22110 SATA y PCIe 3.0 x4/x2 SSD).

Indudablemente tenemos abundantes formas de mejorar la plataforma con dispositivos de almacenamiento súper avanzados. Sería una picardía no aprovechar esto.

Finalmente damos un vistazo a su panel trasero que vuelve a sorprender por ser ultra completo. En su extreme izquierdo integra un botón de Q-Flash Plus y otro de Clear CMOS lo cuáles resultan prácticos. En video, a diferencia del Z490 AORUS Master, se cambia por una salida de DisplayPort 1.4 (DP). Se suma también un puerto USB Type-C (compatible con USB 3.2 Gen 2), cinco puertos USB 3.2 Gen 2 tipo A (los rojos) y cuatro puertos USB 3.2 Gen 1.

Si identificaste el puerto el puerto de red rojo RJ-45 resulta especial, ya que es el AQUANTIA 10GbE BASE-T LAN con cFosSpeed. Efectivamente soporta hasta 10 Gbps lo cual es ideal para jugar online o hacer streaming.

Además, en el apartado inalámbrico incorpora dos conectores de antena SMA (2T2R) dado que integra el chipset de Intel Wi-Fi 6E AX210 soportando WIFI a, b, g, n, ac, ax, y bandas de frecuencia 2.4/5/6 GHzc y por supuesto compatible bluetooth 5.0. Aquí tenemos una mejora considerable respecto al modelo de generación anterior Z490.

Los conectores de audio son cinco (bañados en oro) de sonido con soporte del conector óptico de salida S/PDIF.

Unboxing

Bios

Actualizamos el UEFI Bios a la versión más reciente hasta la fecha de realización del review (recordemos que Gigabyte implementa dos chipsets de Bios por seguridad). En este aspecto no hay cambios estéticos pero si con mayores funciones en su interfaz para exprimir la nueva arquitectura de Intel. Si eres primerizo, tienes a disposición la pantalla de «modo fácil o Easy Mode» donde las principales opciones figuran en una sola pantalla para que puedes configurar los componentes principales del sistema y monitorear lo indispensable.

Contamos con gran cantidad de opciones en el modo avanzado, desde monitorear las temperaturas y revoluciones de los ventiladores hasta manipular manualmente las frecuencias del procesador y memorias, con todos sus respectivos voltajes y tecnologías. Sin dudas brinda las herramientas suficientes para realizar un óptimo y eficiente overclock. En la práctica es estable aunque todavía no maneja a mi entender correctamente del todo el RGB en memorias. Veremos si en las próximas actualizaciones se aprecian mejoras.

Plataforma de Pruebas

  • Nvidia GeForce RTX 3070
  • Intel Core i9 11900K
  • AORUS RGB 16 GB Kit DDR4-4800
  • Noctua NH-D15 chromax.black
  • WD Green SSD 240GB
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro
  • Fuente de poder: Thermaltake Smart M1200W

Información

En este caso utilizamos el procesador Core i9 11900K que tiene un TDP de 125W con una frecuencia de operación de 3.5 GHz para todos sus núcleos con un total de 16 hilos de ejecución, es decir, 8 físicos + 8 lógicos donde su tecnología Intel Thermal Velocity Boost alcanza los 5.1 GHz para dos de sus núcleos.

La placa base de AORUS Master se detecta perfectamente, con su chipset de Intel Z590 al igual que el bus PCIe 4.0 a 16x.

Con perfil XMP, las memorias DDR4 de AORUS alcanzan una velocidad de 4800 MHz sin problemas y totalmente estables conformando una capacidad total de 16 GB en modo dual-channel.

Overclock

Si bien tenemos la herramienta XTU de Intel para aprovechar y realizar overclock seguro y automático desde el Windows 10, paso directamente al aplicarlo desde el Bios con mayor precisión. Luego de varias idas y vueltas, he determinado que se puede alcanzar los 5.1 Ghz de velocidad de forma estable para todos sus núcleos, junto a un voltaje de 1.3V. También, en caso de aplicar Turbo Boost para solamente los primeros dos núcleos, esa velocidad se puede incrementar a 5.3 Ghz.

Efectivamente, luego de las prueba de OC puedo afirmar que la placa Z590 AORUS Master ofrece una gran solides y capacidad de overclocking para la 11v generación de procesadores Intel Core. Esto tomando en cuenta con el uso de soluciones de refrigeración por aire, incluso podemos cosechar mejores resultado con watercooling.

RGB

Por medio de su software propietario de APP Center, Gigabyte agrupa todas las aplicaciones en un solo lugar para un uso específico, como por ejemplo el de RGB Fusion 2.0 que permite seleccionar todos los componentes de AORUS y configurar sus efectos y colores. En este caso nos concentramos en la placa base donde su iluminación RGB es sutil y elegante, con efectos de iluminación variada. Por supuesto, si queremos mejorar aún más soporta de forma extra la conexión de tiras de LED direccionables y RGB.

Pruebas de rendimiento

Veamos ahora el comportamiento del sistema en general mediante la ejecución de algunas pruebas.

Comenzamos con el apartado extendido de PCMark 10 con un resultado de alto impacto dado que supera la barrera de los 10.000 puntos (frente a los 9500 punteos del 10900K en un Z490 AORUS Master) lo cual confirma que se trata de una plataforma muy competitiva aunque sin demasiadas diferencias en cuanto a rendimiento.

Un sistema ideal para la creación de contenido.

En general, el AORUS Z590 Master acompaña de manera excelente al procesador de Intel Rocket Lake en todos los aspectos de uso, desde lo cotidiano, pasando por la edición o streaming hasta el gaming. Incluso si comparamos el resultado online cosechamos una muy buena impresión cercano al resultado de la mejor PC Premium.

Continuamos, en primer lugar con el 3DMark «FireStrike» junto a la tarjeta Geforce RTX 3070 donde cosechamos casi 27 puntos, hasta el momento el más más elevado que me ha tocado ver hasta esta fecha de publicación de la reseña. En segundo lugar tenemos el rendimiento en 3DMark «Time Spy» en DX12 con otro resultado muy alentador superior a los 13.100 puntos dejando claro que la RTX 3070 se desempeña a su máxima expresión.

Damos otro vistazo al desempeño del procesador en cuestión en el Cinebench R20 dentro del segmento de multi-procesamiento alcanzando los 5721 puntos utilizando sus 16 hilos de ejecución y memoria caché de 16MB, un valor más corto que el que puede ofrecer un 10900K que tiene más núcleos. De todas maneras, es un resultado competitivo para cuando necesitamos alto rendimiento de todos los núcleos en aplicaciones demandantes.

Por último, en el Passmark Performance Test 10 donde se destacan las pruebas de cálculos de punto flotante, números enteros, compresión, encriptación, y más. Aquí el Core i9 11900K mantiene un buen nivel cuyo resultado se puede incrementar a más de 25300 puntos con la aplicación de overclock (en este caso a 5.1 Ghz).

En la opción de memorias, el kit de AORUS RGB no se queda atrás tanto en lectura como escritura arrojando más de 4000 en su puntuación global lo cual demuestra que las altas frecuencias ayudan a obtener buenos resultados en general. Y si usamos el video integrado de HD Graphics, este aspecto será muy bien aprovechado.

Conclusión

El lanzamiento de la 11va generación de procesadores Intel atrajo el foco del público siendo Gigabyte el primero en acercanos una placa base basada en el chipset Z590 con socket LGA 1200. Ya habiendo analizado el Z490 AORUS Master, principalmente este nuevo modelo presenta algunas diferencias notorias en cuanto a rendimiento (más que a diseño).

La estructura y diseño del Z590 AORUS Master se mantiene parecida, utilizando componentes de alta calidad basado con tecnología Ultra Durable, integrando Dual Bios, y un panel trasero completo. Pues bien, las nuevas tecnologías destacadas que ofrece en esta oportunidad se aprovechan con los carriles PCIe 4.0, incrementos de las fases de poder y aporta mejoras considerables en almacenamiento (USB 3.2 Gen2x2), red 10 GbE y conexión inalámbrica (Wi-Fi 6E).

Además aporta su cuota ultra gamer con efectos de iluminación RGB, sonido de alta calidad y gran variedad de conexiones que ayudan a obtener una experiencia realmente del tipo «Premium». Sin dudas una placa base recomendada para esta nueva generación de procesadores Intel Rocket Lake.

Lo Bueno

  • Calidad de componentes y diseño VRM con más fases.
  • Gran Capacidad de OC.
  • Panel trasero muy completo (¡muchos USB!).
  • Sistema de refrigeración reforzado que cubre casi todo el PCB.
  • Soporta Wi-Fi 6E y red 10 GbE.
  • Solución de Sonido de alta calidad.

Lo Malo

  • Todavía falta mejorar el soporte para memorias con RGB.
  • No tiene ranuras PCIe de 1x.
  • Ventilador incluido de VRM bastante ruidoso (cuando se aplica OC).
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.

Comentarios