HomeReviews HardwareMSI MAG Z690 Tomahawk WiFi

MSI MAG Z690 Tomahawk WiFi

De la mano de MSI analizamos en exclusiva su placa base basada en el nuevo y flamante chipset de Intel Z690 que soporta la 12ma generación de procesadores Intel Core que implica un cambio de arquitectura ya que soporta memorias del tipo DDR5. Te contamos sus características y tecnologías en esta reseña.

Ya es conocida la familia MAG de MSI destinada a satisfacer las necesidades del usuario entusiasta con las mejores tecnologías pero a un costo mucho más accesible. Manteniendo la calidad, se compone de piezas durables siendo una alternativa ideal para quien se inicia en la carrera de PC Gamers o de creación de contenido basada en la arquitectura Alder Lake de Intel con memorias mucho más avanzadas y veloces. Veamos entonces cómo luce la plataforma no sin antes ver sus accesorios.

Con el sello característico de la serie MAG TOMAHAWK, tenemos una presentación simple con variedad de elementos para complementar la instalación. Su packaging se compone con un manual de usuario, guía rápida de instalación, tarjetas de promoción, logo de MSI, dos cables SATA III, calcomanías, mini USB con drivers, tornillos de montaje para M.2 y por último dos antenas Wi-Fi externas ya que se trata de una versión especial que agrega dicha característica inalámbrica. .

Es importante mencionar que se trata de un socket renovado por lo cual no es compatible con otros procesadores que no sean de la 12ma generación y las memorias tienen que ser DDR5, las DDR4 en este caso no funcionan.

Esta es la primera placa base que analizamos para DDR5, donde el diseño resulta muy elegante logrando una combinación armoniosa entre calidad, estética y rendimiento. Se encuentra basado en el formato ATX (de 30.5 x 24.4 cm) donde su PCB presenta seis capas (material de servidor IT-170) integrando junto a disipadores de aluminio y PWM digitales de alto impacto.

Del lado posterior del PCB se marca perfectamente los orificios para la instalación de tornillos, más la línea divisoria que separa el sonido con el resto del sistema.

Como se aprecia en el área del socket, tenemos al nuevo Intel LGA 1700 que ocupa mayor espacio soportando los procesadores de 12ma generación sin compatibilidad con las generaciones anteriores. Tiene suficiente poder para soportar CPUs de alta gama como el Core i9 12900K ya que además del conector de alimentación de 24-pin incluye dos conectores PCIe, que son de 8-pin cada uno. De esta manera asegura estabilidad en la plataforma con un suministro energético avanzado y efectivo proporcionando un total de 16 + 1 + 1 fases con la integración de condensadores sólidos y chokes de calidad.

Por supuesto soporta la aplicación de prácticas de overclock para sacar el mayor provecho de la nueva arquitectura Alder Lake. Además, su diseño se compone disipadores de aluminio (sin heatpipes) incluyendo los 7W/mK Thermal Pad, que son unos parches térmicos elásticos y flexibles.

Desde esta perspectiva observamos a las cuatro ranuras del tipo DDR5 para el formato dual-channel, soporta hasta velocidades de 6400+ MHz mediante overclock y una capacidad de hasta 128 GB. También podemos activar, si los módulos instalados son compatibles, la tecnología X.M.P 3.0 (Extreme Memory Profile). Lamentablemente las ranuras no disponen de refuerzo extra de acero.

Mirando alrededor figuran ausentes botones de acceso directo (power/reset) pero sí tenemos indicadores EZ Debug LED que resultan necesarios a la hora de verificar si está todo correcto con el CPU, video, RAM y booteo.

Sobre al segmento de almacenamiento, resulta curioso la ubicación de los puertos SATA III de 6Gb/s (solo dos en posición de 90 grados). Para satisfacer la demanda gamer y de usuarios entusiastas, MSI presenta tres ranuras M.2 Gen4 x4 64Gbps y otra ranura M.2 Gen3 x4 32Gbps, donde el sistema soporta la tecnología de Intel Optane. Dichos puertos M.2 integrados en la placa base contienen disipadores Shield Frozr para un mejor desempeño de los dispositivos instalados.

Sobre los puertos SATA (seis en total), podemos configurar RAID 0, 1, 5 y 10 según el criterio.

En cuanto a las ranuras de expansión, la placa integra un PCIe 5.0 de 16x reforzado en acero junto a otro PCIe 3.0 de 16x (a modo de 4x), otro PCIe 3.0 de 16x (a modo de 1x) y finalmente un PCIe de 1x controlado por el mismísimo chipset Z690.

En su zona de audio, que no necesita disipación, se utiliza el flamante chipset de Realtek ALC4080 que soporta hasta 7.1 canales siendo una solución realmente destacada para lograr una gran inmersión gamer auditiva.

Finalmente damos un vistazo a su panel trasero de entrada y salida que luce muy completo con sus dos puertos (rojos) USB 3.2 Gen 2 10Gbps Type-A, dos USB 3.2 Gen 1 5Gbps Type-A (celestes), un USB 3.2 Gen 2 10Gbps Type-A y otro USB 3.2 Gen 2×2 20Gbps Type-C, terminando con dos puertos USB 2.0 (negros).

Además, integra un puerto LAN a 2.5G (RJ45 para jugar sin LAG), junto a 5 audio jacks + la salida óptica S/PDIF mientras que en video dispone de dos salidas, una HDMI 2.1 y un DisplayPort. El botón para el flash del Bios también se encuentra presente.

En conectividad inalámbrica contamos con las dos salidas para antena 2T2R a través del Intel Wi-Fi 6E soportando Dual-Band MU-MIMO TX/RX, 2.4GHz/ 5GHz/ 6GHz hasta 2.4Gbps y la tecnología de bluetooth 5.2. ¿Muy completo verdad?

Si tienes tienes problemas para girar los tornillos al instalar en M.2, MSI propone su clip EZ M.2 que ayuda a instalar tu SSD M.2 de forma rápida y sencilla.

Unboxing

Plataforma de pruebas

  • Intel Core i9 12900K
  • ADATA 8GB DDR5-4800
  • Geforce RTX 3070 FE
  • Noctua NH-L9i-17xx
  • Kingston SSD 240GB
  • Kingston NV1 PCIe SSD
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro
  • Fuente de poder: Thermaltake Smart M1200W

Para mayor información de la placa base, visita el sitio oficial de MSI.

Bios

Con los colores característicos de la compañía, tenemos una interfaz estable con muchas opciones, aunque resulta recomendado actualizar a la última versión en caso que tengas problemas de compatibilidad con las memorias.

En su pantalla principal podemos acceder directamente a los funciones y tecnologías del sistema tanto de CPU, memorias, discos y demás.

En el modo avanzado ya podemos realizar un sin fin de maniobras con tantas opciones distribuidas por cada pantalla. Claramente deberás estudiar un poco la arquitectura Alder Lake ya que ahora los procesadores de Intel funcionan de otra manera, si es que desear aumentar el rendimiento. Además de monitorear las temperaturas y voltajes, podemos también aplicar overclock (OC) con total seguridad y estabilidad donde permite guardar varios perfiles de OC, sin tener que repetir todo el proceso.

Resulta un Bios completo y estable, confirmando que MSI ha estado ocupado tratando de mejorar este aspecto en sus palcas madre.

Información y software

Instalamos en el MSI MAG Z690 TOMAHAWK el procesador Core i9 12900K que tiene un TDP de 125W con una frecuencia de operación de 3.2 GHz mientras que en boost alcanza los 5.2 Ghz proporcionando gran estabilidad y potencia, gracias especialmente al uso de 8 núcleos de alto rendimiento y otros 8 de alta eficiencia (16 núcleos en total).

La plataforma de MSI ya viene preparada para Windows 11.

La placa base se detecta perfectamente con su chipset de Intel Z690 y la utilización del PCIe 4.0 a través de la tarjeta gráfica RTX 3070 (recordemos que sí soporta PCIe 5.0 para futuras actualizaciones de video).

Por otra parte, el módulo de ADATA se ubica en los 4800 MHz con altas latencias pero que cumplen su objetivo. La plataforma de MSI brinda la capacidad necesaria para exprimir a las memorias DDR5 a gran escala.

Sobre el software

Para una configuración práctica y óptima cuando ingresamos por primera vez al sistema operativo, en este caso Windows 10 Pro, MSI tiene su propio conjunto de programas que permiten manipular mejorar el rendimiento en determinadas situaciones, incluyendo su apartado de RGB.

Con una simple y contundente instalación, podemos seleccionar cuáles programas instalar. MSI brinda gran variedad de opciones para mejorar la experiencia frente a la computadora, de rápido acceso.

Se destaca el MSI Center que agrupa todas las herramientas de configuración instaladas, donde me tomo un minuto para monitorear el hardware como puede ser el procesador con sus respectivas frecuencias, temperaturas y voltajes de trabajo.

Se integra también la ventana de Mystic Light que en este caso permite configurar a gusto la iluminación RGB a través de los pines para conectar tiras de RGB u otro tipo de dispositivos compatibles. Podemos cambiar colores y efectos para que se complementen con el resto de las piezas que confirmar el ecosistema de Intel Alder Lake.

Pruebas de rendimiento

Ahora bien, continuamos con las pruebas comenzando con la versión extendida de PCMark 10 para medir en su conjunto el potencial de la plataforma Z690 cuyo resultado se ubica por encima de los 7400 puntos. MSI propone una base sólida y competitiva para desplegar todas las tecnologías de la 12ma generación de procesadores.

Además, al ser un benchmark exhaustivo se demuestra que la MAG Z690 Tomahawk WiFi puede soportar intensas sesiones de trabajo y gaming, gracias en gran parte a su calidad de construcción y componentes integrados duraderos.

Tanto en el 3DMark «FireStrike» como en el 3DMark «Time Spy» tenemos resultados muy elevados y acordes a lo máximo que puede dar la placa de video Geforce RTX 3070 FE siendo una combinación excelente entre el chipset Z690 y el 12900K cuando se trata de exprimir al máximo escenarios demandantes sin cuellos de botella.

Seguimos con el Cinebench R20 bajo la órbita del multi-procesamiento cosechando casi 9100 puntos en parte gracias a la nueva arquitectura Alder Lake que emplea 8 núcleos de alto rendimiento y 8 de eficiencia. Si aplicamos OC incluso podemos llegar aún más lejos.

El MSI MAG Z690 TOMAHAWK deja en claro que puede sostener exigencias de alto calibre sin pestañar, siendo una accesible y contundente placa base para elegir dentro del segmento de gama media.

Para finalizar, ejecutamos el Passmark Performance Test 10 que propone gran variedad de pruebas sintéticas donde nos enfocamos principalmente a la de CPU y memorias. En esta ocasión, el desempeño del i9 12900K en cálculos de punto flotante, números enteros, compresión, encriptación y más deja un buen nivel superior a los 33000 puntos mientras que la memoria DDR5 cosecha un valor de 2768 puntos.

Queda en evidencia que todavía no se ha exprimido el potencial de memorias DDR5, incluso puede afectar los resultados a nivel general. Por ello vamos a ver si hay cambios mejorando las frecuencias y latencias.

Ahora sí veamos la diferencia de pasar de un DDR5 genérico a una mayor capacidad de memoria (kit de 2x16GB) a 5200 MHz. Los resultados hablan por si solos, el rendimiento aumenta estrepitosamente donde en el PassMark el apartado de memoria ahora figura con más 3500 puntos. Esto confirma que resulta importante, que para mejorar el desempeño general de la PC, emplear kit de memorias competitivos ya que MSI tiene las herramientas y base sólida para hacerlo. Eso sí, hizo falta actualizar el Bios para una correcta detección del XMP y módulos DDR5.

Conclusión

MSI presenta en su catálogo de placas base de gama media su nuevo modelo basado en el chipset Z690 de Intel que mezcla muchas prestaciones y calidad; se trata del MAG Z690 TOMAHAWK WIFI que se encuentra muy bien posicionada para exprimir al máximo a la arquitectura Alder Lake presente en los procesadores 12ma generación junto al soporte de altas frecuencias de memorias DDR5, implementando un completo suministro de energía para obtener un alto desempeño tanto en juegos como en creación de contenido o aplicaciones avanzadas.

Como he comentado en otras ocasiones, Los CPUs Intel «Alder Lake» presentan una arquitectura innovadora, eficiente y más rendidora que el MAG Z690 TOMAHAWK aprovecha con efectividad. Su compatibilidad en memorias DDR5 todavía se encuentra en proceso (especialmente al activar XMP) pero seguramente se irá adaptando a medida que salgan actualizaciones de Bios (ya tenemos una beta para descargar y probar).

Sin dudas se trata de un modelo robusto y accesible con un panel trasero completo y soporte de Wi-Fi combinando una interfaz de BIOS práctica y amigable. Si buscamos sacar provecho a los nuevos procesadores de Intel bajo el ala DDR5, tenemos una interesante y recomendada placa base para conformar una PC Gamer o de trabajo de gran impacto por donde se lo mire.

Lo Bueno

  • Excelente rendimiento.
  • Panel trasero completo (con puerto USB GEN2X2).
  • Integra cuatro ranuras M.2
  • Disipación y calidad de componentes.
  • Entrega suficiente potencia para sostener procesadores de alto impacto, como el 12900K.

Lo Malo

  • Ranuras de memorias no reforzadas.
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.

Comentarios