HomeReviews HardwareIntel Core i9-11900K

Intel Core i9-11900K

Con sus nuevos procesadores de escritorio de 11a generación (nombre en código «Rocket Lake-S»), Intel continúa llevando el rendimiento en PCs de escritorio al límite.

En esta ocasión tenemos la oportunidad de probar su modelo insignia, el procesador Intel Core i9-11900K que alcanza velocidades de hasta 5.3GHz con Intel Thermal Velocity Boost, siendo una opción ideal para gamers con sed de mayor rendimiento y entusiastas de las PCs.

La nueva arquitectura trae mejoras en las instrucciones por ciclo (IPC) para los núcleos de mayor frecuencia, y agrega gráficos Intel UHD con la arquitectura Intel Xe más potente. De esta manera tanto las aplicaciones como los juegos que dependan de las altas frecuencias de los núcleos y menor latencia se verán inmensamente beneficiadas.

Las mejoras en esta generación incluyen:

  • Hasta un 19% de mejora en el rendimiento del IPC de una generación a otra.
  • Hasta un 50% más de rendimiento de los gráficos integrados con gráficos Intel UHD que
  • incorporan la arquitectura de gráficos Intel Xe3.
  • Compatibilidad con Intel Deep Learning Boost y Vector Neural Network Instructions para acelerar la inferencia de la Inteligencia Artificial (IA), lo que mejora enormemente el rendimiento de las cargas de trabajo de aprendizaje profundo.
  • Funciones y herramientas de overclocking para una experiencia y un desempeño de ajuste y overclocking más flexibles.

A través de una estrecha colaboración con los principales programas, este procesador ofrece un gran rendimiento con importantes porcentajes de mejoras, especialmente en la creación de contenido de video.

Precisamente, el Intel Core i9-11900K de 11a Generación brinda velocidades de hasta 5.3GHz, con ocho núcleos, 16 threads y 16 megabytes de Intel Smart Cache. Soporta memoria más rápidas con DDR4-3200.

Intel ha introducido una nueva tecnología asociada al overclocking automático exclusivamente para los procesadores Intel Core i9-11900K y 11900KF. Se trata del Adaptyve Boost Technology que básicamente permite aumentar la frecuencia de los núcleos de forma escalonada mientras la CPU no llegue al TjMax. Los escalones en los que las distintas tecnologías intervienen serán los siguientes:

  • Turbo Boost 2.0 -> hasta 4.7 GHz.
  • Thermal Velocity Boost -> hasta 4.9 GHz.
  • Adaptive Boost Technology y Thermal Velocity Boost-> hasta 5.1 GHz.
  • Turbo Boost Max 3.0 -> en 5.2 Ghz.
  • Thermal Velocity Boost -> en 5.3 GHz.

De esta forma se podrán llegan hasta los 5,1 GHz de forma automática, con dos de ellos alcanzando los 5,3 GHz máximos que se admite según sus especificaciones.

Aquí tenemos al flamante procesador de Intel para esta reseña.

Información y software

Este procesador tiene un TDP de 125W que funciona a una frecuencia base de 3.5 GHz para todos sus núcleos con un total de 16 hilos de ejecución! (8 físicos + 8 lógicos) con un Intel Thermal Velocity Boost de 5.1 GHz para los dos primeros núcleos elevando el rendimiento de forma contundente, mientras que el Intel Turbo Boost Max 3.0 se ubica en los 5.3 GHz. Se destaca la implementación de gran cantidad de sets de instrucciones incluido el AVX2, AVX512F, FMA3 y SHA. Su proceso de fabricación se mantiene en los 14nm bajo el socket de LGA 1200.

Su nivel 3 de memoria caché alcanza los 16 MB y la velocidad del bus es de 16 GT/s (PCIEe 4.0). Las memorias en dual-channel se encuentran configuradas a 4800 Mhz por medio del perfil automático X.M.P.

El Core i9-11900K viene con video integrado, se trata de la Intel UHD Graphics 750 con una velocidad base 350 MHz, velocidad dinámica máxima de 1.30 GHz, con un TDP de 15W y memoria máxima de video de 64 GB (dependiendo de cuánta memoria RAM se instale en el sistema). Contiene 32 unidades de ejecución, junto con 256 shaders, 64 TMU y 32 ROPs. Es compatible con DirectX 12.1, OpenGL 4.5 y soporta una resolución máxima de 4K @60 Hz o 5K @60 Hz.

Overclocking – Intel Extreme Tuning Utility

Tenemos el programa de Intel Extreme Tuning Utility (XTU) dirigido especialmente a los overclockers experimentados para monitorear y aplicar OC a los procesadores de onceava generación como así también a las memorias DDR4. El XTU permite realizar benchmarks tanto para confirmar estabilidad como de rendimiento.

Dispone de la función de OC Intel Speed Optimizer de un solo clic, así de fácil. Según Intel, ayuda a que los núcleos de un procesador desbloqueado se acerquen más a la frecuencia Turbo Boost de un solo núcleo.

¿Qué hay de nuevo?

  • Capacidad de monitorización de memoria RAM en tiempo real.
  • Soporte para overclocking de memoria con chipsets de nueva generación Z590, H570 y B560. Esta función ya estaba disponible para la generación previa, pudiendo hacer OC directamente al bus DMI de las placas.
  • IMC con función Gear 2 junto a una mejora y optimización en tiempos de trabajo.
  • Soporta las tecnologías AVX2 y AVX-512 para gestión avanzada de voltajes en el procesador

Los procesadores de escritorio Intel de 11a Generación presentan nuevas herramientas y funciones de overclocking para un ajuste más flexible.

Overclock

Tiene una muy buena capacidad de OC donde se puede alcanzar 5.3 GHz como máximo, pero no para todos sus núcleos. Con 8 núcleos y un voltaje que no supera los 1.4v, obtenemos una velocidad de 5.1 Ghz de manera estable ultra estable en refrigeración por aire.

Plataforma de Pruebas

Pruebas de Rendimiento

La herramienta Sandra 2020 es un set muy completo en todo aspecto, con gran cantidad de pruebas para el procesador y memorias. En este caso alcanzamos potentes resultados en cálculos aritméticos y de punto flotante superando con una eficiencia energética bienvenida.

Por otro lado, las memorias generan un resultado combinado con la configuración DDR4-4800 cuyas velocidades se sacan mayor provecho en la utilización del video integrado.

Nero AI Photo Tagger

Esta carga de trabajo mide el tiempo que lleva etiquetar 1000 fotos con Nero AI Photo Tagger.

Aquí el Core i9 11900K entrega un resultado en tan solo 14 segundos donde cada una llevo un tiempo de 0,02 segundos. Este comportamiento es muy superior en relación al Core i9 10900K que arroja 22 segundos donde cada una llevo un tiempo de 0,02 segundos.

En PCMark 10 (prueba extendida) el resultado supera los 10.000 puntos, siendo similar a lo que podemos cosechar con el el 10900K. Como solución de trabajo intensivo en general, el 11900K resulta rendidor en la creación de contenido y gaming.

Con la Geforce RTX 3070, este procesador en cuestión se mantiene en un buen nivel en el 3DMark «FireStrike» con más de 26.000 puntos mientras que en el «Time Spy» (DX12) araña los 13500 puntos. Sin dudas es una plataforma competitiva que se puede seguir exprimiendo al máximo.

En el Passmark Performance Test 10, tanto el procesador como las memorias logran un comportamiento adecuado en los distintos segmentos de la prueba cuando la exigencia es muy demandante. Prácticamente en este caso no veo mejoras frente al Core i9 10900K.

En el Cinebench R20 el procesador i9 11900K en el ámbito de multi-procesamiento como es de esperarse por tener menor cantidad de núcleos que su antecesor, el puntaje es inferior con 5800 puntos (frente a los 6000 del 10900K). Se hace mucho más hincapié en las velocidades de operación y rendimiento por núcleo en el CPU de 11 gen, por lo cual creo que en juegos se puede sacar mayor provecho.

Gaming

Indudablemente este sistema para juegos es muy competitivo donde ejecutamos varios títulos de la actualidad, como el Watch Dogs Legios, Death Stranding y el Resident Evil 3, arrojando abundantes promedios para la resolución de 1920 x 1080 bajo la órbita de la GeForce RTX 3070. Junto al Core i 9 11900K el promedio alcanza los 144 fps con un mínimo de 112 fps lo cual asegura una jugabilidad realmente satisfactoria. Lo mismo se puede decir del resto de los títulos actuales con las últimas tecnologías.

El Core i9 11900K puede acompañarse con tarjetas gráficas de gran envergadura siendo un alternativa para quienes desean armar una PC Gamer de alto impacto con las últimas tecnologías (soportando PCIe 4.0). En el benchmark de Borderlands 3 en detalles gráficos altos se puede apreciar las diferencias con el 10900K que obtiene una leve pero clara ventaja.

En el Ghost Recon Breakpoint también el i9 10900K toma la delantera frente al 11900K. De todas maneras ambas configuraciones resultan ideales para ser un socio ideal para jugar en 4K.

Temperaturas

Como se ha mencionado, empleamos la refrigeración por aire de Noctua NH-D15 chromax.black donde cosechamos en modo reposo una temperatura base promedio de 36 grados lo cual es muy bienvenido y alentador.

Para medir la temperatura en modo full, ejecutamos aplicaciones que hacen uso de todos los núcleos del procesador obteniendo aproximadamente un promedio de 76 grados demostrando que se pueden mantener valores confiables de operación. No hablar si optamos por refrigeración líquida, especialmente si tenemos pensado aplicar overclock.

Conclusión

Intel presenta su 11va generación basada en la arquitectura Rocket Lake-S, donde el Core i9 11900K trae varias mejoras que incluyen el soporte de 20 carriles a través del PCIe 4.0 (compatible con Resizable Bar) y su nuevo IPC que permite obtener mayor rendimiento en aplicaciones tanto de multitasking como de un solo núcleo. Y si a eso le sumamos una capacidad de overclock muy bien pulida con un manejo de energía más eficiente, tenemos un procesador ultra competitivo.

El Core i9 11900K entrega altas frecuencias de trabajo pero en menor cantidad de núcleos pero aplicando un incremento en el desempeño del video integrado, que junto al empleo de memorias de alta velocidad el ecosistema resulta óptimo y eficiente.

Comparado con el Intel Core i9 10900K los cambios no resultan significativos. Si ya tienes un procesador de décima generación, por ejemplo un 10700K no hará falta realizar alguna migración. La utilización del PCIe 4.0 es lo más relevante, especialmente en el apartado de almacenamiento donde lo hemos corroborado con las reseñas del AORUS Z590 Master y Z590I Vision D.

El Core i9 11900K podría llegar a compararse con una Ryzen 7 5800X de AMD. Será cuestión de compararlo si tenemos la oportunidad y sacar otras conclusiones.

En general es un procesador recomendado para los entusiastas gamers y creadores de contenido de alta calidad, su es para una nueva PC o bien si piensan en migrar de una arquitectura de Intel antigua.

Agradecemos a Gigabyte por brindarnos la muestra.

Lo Bueno

  • Diseño de la arquitectura.
  • Capacidad de OC (CPU y memorias).
  • Multiplicador desbloqueado
  • Intel UHD Graphics 750
  • Temperaturas de trabajo.
  • Soporte PCIe 4.0

Lo Malo

  • Menos núcleos que el Core i9 10900K
  • No hay una clara diferencia en rendimiento con su antecesor (especialmente en juegos).

Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.

Comentarios