Gigabyte G27F

Continuamos analizando monitores gamers, esta vez de la mano de Gigabyte con su monitor de 27 pulgadas Full HD con panel IPs de 144Hz con tecnología AMD FreeSync Premiun, y 1 ms de respuesta. Apunta a ofrecer una óptima relación de costo / rendimiento ¿Vale la pena? Vamos a someterlo a pruebas en esta reseña.

Ya de entrada, en la portada de la caja apreciamos las principales características del monitor, que resultan muy interesantes ya que tiene todas las características que un gamer busca en una pantalla, especialmente si son para el ámbito competitivo de esports. Una vez abierto, se acompañan varios accesorios, donde se destaca la base en forma de «V» que viene separada para acoplarse luego en la instalación.

Además de la guía de instalación, se adjunta un cable DisplayPort, un cable HDMI, y otro cable USB. También se suma el adaptador de energía junto a su correspondiente cable de alimentación. Se destaca que no hacen falta herramientas para su instalación.

Aquí tenemos al flamante monitor de Gigabyte G27F cuyo panel (con base) tiene unas dimensiones de 620 x (386-516) x 203 mm y un grosor de 56mm mientras que su peso se ubica en los 6.6 kg siendo admisible para transportar. Su estructura principal es de plástico.

Presenta un tipo de panel IPS con una relación de aspecto 16:9 proporcionando un total de 16,7 millones de colores de pantalla junto a un tiempo de respuesta de 1 ms y una frecuencia de actualización máxima de 144 Hz soportando AMD FreeSync Premium de forma nativa. ¿Por qué Premium? Porque garantiza como mínimo 120 Hz con LFC (compensación de frecuencia de cuadros baja). ¿Soporta Nvidia G-Sync? Lo veremos más abajo. también funcionó bien, también hasta 144 Hz. Sin embargo, el G27F no ha sido certificado por Nvidia

Su base es bastante sólida, muy simple de instalar. Solamente se coloca la misma en el tronco del monitor, se ajusta mediante un tornillo fijo sin con los dedos y listo.

El Gigabyte G27F puede posicionarse sobre cualquier superficie gracias a su base antideslizante sin ocupar demasiado espacio. Su rotación de pantalla permite acomodar a nuestra altura de visión perfectamente, pero solamente subir o bajar ya que no se puede rotar o inclinar a los costados.

El tronco tiene su orificio diseñado específicamente para organizar los cables y mantenerlos prolijos. Por consiguiente podemos ordenar los cables sin molestar al resto de los periféricos de la PC, además de ser estéticamente más agradable. Por otro lado, gracias a su diseño con sus respectivas ranuras de ventilación permite la instalación en la pared mediante la norma VESA de 100 x 100 mm.

Por si fuera poco, se incluyen dos parlantes de 2W normales, como una solución extra en caso de no tener a mano algunos auriculares o parlantes externos con mayor potencia. No esperen escuchar música ni obtener la mejor calidad.

Ofrece varias entradas, en video tenemos un conector DisplayPort 1.2 y dos HDMI v1.4 mientras que figuran también dos puertos USB 3.0 (celestes) más otro obligatorio para poder alimentar a estos dos. El audio jack para conectar auriculares u dispositivos externos de sonido hace su aparición.

En el extremo izquierdo se encuentra su botón «palanca» para manipular el menú OSD como así también para encendido / apagado. Sin dudas es una pieza muy cómoda de utilizar al momento de navegar a través de las opciones del monitor.

Unboxing

Plataforma de pruebas

  • AMD Ryzen 5 3600X
  • Gigabyte X570
  • XPG 32GB Kit DDR4-3000
  • Geforce RTX 3070
  • Noctua NH-D15 chromax.black
  • HyperX SSD 240GB
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro
  • Fuente de poder: Thermaltake Smart M1200W

Para mayor información, visita el sitio oficial de Gigabyte del producto.

En funcionamiento

Antes de jugar y realizar nuestras tareas cotidianas con la PC, mientras encendemos el monitor de Gigabyte pasamos a ver cómo se ve:

Se aprecia de manera excelente su panel IPS. Emplea la resolución de 1920 x 1080 (FHD), con un brillo (típico) de 300 cd / ㎡ y una relación de contraste (típico) de 1000: 1.

El ángulo de visión es de 178°/ 178° lo cual implica que se ve excelente desde cualquier ángulo, incluso de costado se puede ver bastante bien. También el filtro de protección contra la luz azul (Low Blue Light) con certificado por TÜV Rheinland para protección de los ojos.

La manipulación del Panel OSD como me esperaba es muy práctica y cómoda ya que se puede navegar a través de todas las opciones con facilidad y contundencia. Permite configurar las fuentes de entrada, activar tecnologías, seleccionar modos de juegos y mucho más.

Incluye un tablero (Dashboard) que básicamente revela la información del hardware de la PC en tiempo real, tales como los voltajes de la CPU, frecuencias, temperaturas, entre otras cosas, sin que algún juego lo pueda bloquear.

Además, con Game Assist se pueden personalizar las miras personalizar las miras para mejorar tu puntería en los juegos de disparos, como así también mostrar un contador de velocidad de fotogramas y otras funciones para mejorar la experiencia Gamer. El Gigabyte G27F ofrece la característica de «Ecualizador negro» para brindar más detalles en las partes oscuras (sombras) para que sean más visibles.

Experiencia de uso

Hay que calibrar el monitor para obtener la mejor experiencia en la visualización de colores, brillo y contraste que sea de nuestro agrado. En este caso vamos al panel de control de video (de Nvidia) para habilitar el G-SYNC y seleccionar los Hz de pantalla.

Si bien no tiene certificación Nvidia G-Sync, también funciona perfectamente hasta 144 Hz (utilizando el DisplayPort).

Medimos si se cumplen efectivamente los 144 Hz y se confirma con contundencia. Con este nivel ya podemos comenzar a jugar a todo tipo de títulos.

Ejecutamos varios títulos, entre ellos el Resident Evil 3 y Outriders con una muy buena calidad junto a colores definidos a 1080p. La sensación que deja en general es gratificante.

En Call of Dyty Black Ops Cold War el tiempo de respuesta es muy satisfactorio. Es un tremendo monitor para FPS. Se nota estrepitosamente pasar de 60 Hz a 144Hz.

Conclusión

Encontrar el monitor adecuado puede llevar tiempo en investigar qué cualidades necesitamos de una pantalla. Ahora bien, si apuntamos a jugar, Gigabyte tiene una interesante opción que logra combinar perfectamente el costo con sus prestaciones. Su modelo Gigabyte G27F cumple esas expectativas ya que ofrece un panel IPS de muy buena calidad con excelentes ángulos de visión, más un tiempo de respuesta de 1ms y una tasa de refresco de 144 Hz compatible tanto con FreeSync como con G-Sync. Y a eso se suman también funciones extras gamers tales como miras de puntería, contadores de fps y temporizadores.

Es un monitor económicamente accesible en el ámbito gamer con prestaciones altamente calificadas donde su precio en eBay USA se puede conseguir a un costo de US$ 250 (aproximadamente). Resulta recomendado si vas a utilizar todas estas características.

Lo Bueno

  • Relación costo / calidad.
  • Panel IPS con excelentes ángulos de visión.
  • Tasa de refresco de 144Hz.
  • Menú de configuración fácil, fluido e intuitivo.
  • Soporte de AMD FreeSync Premium (funciona también con G-Sync).

Lo Malo

  • Carece de HDR.
  • No se inclina hacia los costados.
  • Los parlantes podrían sonar mejor.
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.

Comentarios