HomePCDune: Spice Wars primeras impresiones

Dune: Spice Wars primeras impresiones

Probamos anticipadamente el Dune: Spice Wars, un juego de estrategia basado en la obra de ciencia ficción de Frank Herbert, Dune. Todavía necesita tiempo de desarrollo pero podemos darte nuestras primeras impresiones.

Dune: Spice Wars mezcla la estrategia en tiempo real y los elementos 4X, con la posibilidad de elegir entre cuatro facciones en el planeta desértico de Arrakis, la única fuente del recurso más valioso del universo: la especia.

¿De qué se trata?

Han pasado muchos años desde que se haya lanzado un juego basado en el universo de Dune, y con la película estrenada recientemente se ha vuelto popular. Este juego de estrategia en tiempo real emplea elementos 4X, estos son «Explore, Expand, Exploit, Exterminate» donde de los desarrolladores de Shiro Games (conocidos por Northgard) entregan una forma completa de experimentar Dune liderarando tu facción y luchar por el control y dominio de Arrakis.

La especia es el recurso más valioso ya que alarga la vida, expande la conciencia y hace posible los viajes interestelares. Las facciones que podemos elegir son: Casa Atreides, Casa Harkonnen, Fremen y los contrabandistas.

Gameplay

El juego propone forjar un camino según tu estilo ya sea por influencia política, supremacía económica o directamente ir a la guerra. De esta forma se puede experimentar mejor lo que realmente significa Dune (más allá de los combates en tiempo real) siendo posible escanear los escenarios en busca de gusanos y recolectar especias, insertar espías para lograr doblegar al enemigo y muchas maneras de lograr dominar por completo al planeta Arrakis.

En principio deja una muy buena sensación con la posibilidad de elegir personajes destacados como Duke Leto Atreides o el mismísimo barón Vladimir Harkonnen. Las votaciones de las resoluciones políticas te permite promover tus estrategias políticas. Por otro lado, en cuenta a los árboles de tecnología, es muy importante saber seleccionar el desarrollo que vamos a investigar primero, principalmente por un tema de costos posteriores y el impacto que esto hará a las unidades y vehículos será contundente.

La exploración y los movimientos de las unidades son agradables y apropiadas para un RTS aunque todo en un principio es lento ya que se necesita expandirse y recorrer los desiertos para ir tomando el control de los recursos para generar tropas, tecnologías y mantener contentos a los lugareños. Todo se une con todo, si atacas puede haber repercusiones políticas por ejemplo, así que la toma de decisiones tienen que ser con fundamente o podrás perder poder e incluso el dominio de la especia.

Me llamó la atención encontrar en el mapa ruinas, cosas abandonadas en el desierto, o incluso gente y a medida que avanzamos vamos recopilando recompensas (premio de recursos, avances tecnológicos, unidad temporal, etc.) aunque debemos reclamarlo antes que lo hagan los enemigos, por lo tanto hay que estar despiertos.

El tema de la especia se ha manejado muy bien, no solo hay que cosecharlo sino que esto atrae a los gusanos de arena gigantes que pueden comerse todo, por lo cual hay que saber cuándo es el momento de salvar a la cosechadora. Además, luego al tener especia hay que saber negociarla o almacenarla e incluso hay que pagar un impuesto al Imperio sino se sufren penalizaciones. Así como el precio del dólar o del bitcoin, hay que saber cuándo almacenar o vender la especia para que las ganancias sean óptimas.

Políticamente se puede jugar para cambiar las reglas de juego manipulando al consejo de Landsraad, donde cada 20 días se realiza una votación en tres resoluciones que pueden aprobarse o no (tendrás voto si pagas el impuesto al Imperio claro). Si llegaran a aprobarse, durante esos días se verá afectado el juego por dichas resoluciones o normas. Aumentar el poder político e influencia en el consejo tiene sus beneficios, no hay que dormirse en este aspecto.

En definitiva, las condiciones de la victoria si dominas estas tres situaciones: dominación, política y combate. Por un lado se debe eliminar a las demás facciones ya sea destruyendo la base o asesinar al líder. También necesitas ser votado como ganador/a lo cual requiere muchos aliados políticos. Finalmente realizar acciones de dominación, controlando aldeas, tener espías en lugares estratégicos y por supuesto ejecutar combates en tiempo real exitosos.

Pueden ver también otra nota del juego sobre la facción de Fremen.

Gráficos y sonido

No voy a ponerme exquisito en este segmento ya que se trata de un acceso anticipado y todavía falta desarrollo. Pero sí puedo dejar mi impresión respecto a los detalles gráficos, animaciones y efectos sonoros que realmente dejan una experiencia gratificante. No apunta tampoco a dejarnos perplejos con gráficos de última generación, simplemente mantiene un estilo estético sencillo pero con un gran nivel de arte que puede beneficiar a jugadores con computadoras de gama media o baja ya que el juego se encuentra bastante optimizado para funcionar perfectamente sin demasiados requisitos técnicos. El sonido y la música se complementan entre sí aunque me gustaría escuchar algunos tracks más contundentes especialmente en los momentos de máxima tensión.

Palabras finales

Si bien soy más propenso a jugar más a los títulos de estrategia en tiempo real (RTS), Shiro Games entrega un juego muy bien pensado que sigue las raíces de la historia de Dune y trata de recrear diferentes experiencias para que los fanáticos o jugadores primerizos puedan disfrutar de los combates, traiciones, diplomacia, administración de los recursos. En este caso el acceso anticipado (en Steam) deja una gran sensación (con ganas de más) y les aseguro que habrá más funciones y contenido, equilibrio mejorado y nuevos modos de juego junto al aporte que haga la comunidad, que es lo importante.

Alejandro Dau
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.
>