HomeReviews HardwareB660M AORUS PRO AX DDR4

B660M AORUS PRO AX DDR4

Gigabyte nos hace llegar una nueva placa madre basada en el chipset Intel B660 que soporta la 12ª generación de procesadores Intel Core «Alder Lake» bajo el soporte de memorias DDR4 y todas las características necesarias para ser una opción tentadora para armar una PC Gamer accesible.

La B660M AORUS PRO AX DDR4 es un producto competitivo de gama media que viene acompañado por varios accesorios tales como un manual de usuario, guía rápida de instalación, dos cables SATA III, tornillos de montaje para M.2, y antena Wi-Fi externa.

Con un estilo minimalista y elegante, que combina los colores de negro y gris, la placa base presenta un formato mATX (de 24.4 x 24.4 cm) sobre un PCB de cobre 2X integrando disipadores con un diseño térmico avanzado donde los MOSFETs se encuentran completamente cubiertos y se implementan almohadillas de conductividad térmica de 5 W/mK​. Con estas características aún diría que no es una plataforma orientada al overclocking.

El socket de Intel LGA 1700 soporta los procesadores de 12ª generación junto un conector principal de alimentación de 24-pin y dos conectores PCIe: 8-pin + 4-pin. El VRM (CPU) es de 12+1+1 fases híbridas gemelas con DrMOS 60A y estrangulador y condensador premium.

No se aprecian indicadores Debug LED para verificar los estados del CPU, video, RAM y booteo.

Sobre las memorias, ofrece cuatro del tipo DDR4 para el formato dual-channel, soportando velocidades de hasta de 5333 MHz mediante overclock y una capacidad de hasta 128 GB.

En total entrega cuatro puertos SATA III de 6Gb/s, de los cuales cuatro se encuentran en posición de 90 grados para no dificultar a la placa de video soportando RAID 0, 1, 5 y 10. Esta revisión incluye dos ranuras M.2, una controlada por el chipset B660 (Socket 3, M key, type 2260/2280/22110 PCIe 4.0 x4/x2 SSD) y otra por el CPU (Socket 3, M key, type 2260/2280 PCIe 4.0 x4/x2). Este último dispone de disipador (Thermal Guard) para mejorar las temperaturas del dispositivo instalado.

Cerca del chipset B660 se puede apreciar que Gigabite integra un pequeño botón blanco de Q-FLASH Plus que básicamente permite actualizar fácilmente al Bios sin instalar la CPU, la memoria y la tarjeta gráfica, en tres simples pasos.

En ranuras de expansión, integra un PCIe 4.0 de 16x reforzado en acero (controlado por el CPU) junto a otro PCIe 3.0 de 16x (a modo de 4x controlado por el B660). En sonido Gigabyte ha optado por el chipset de Realtek ALC897 que soporta hasta 7.1 canales.

Por último damos una mirada a su panel trasero con cuatro puertos USB 2.0, otros cuatro USB 3.2 Gen 1, un USB 3.2 Gen 2 Tipo-A (rojo) y un USB 3.2 Gen 2 Tipo-C. Se acopla también un puerto LAN a 2.5G (RJ-45),más dos audio jacks y la salida óptica S/PDIF, mientras que en video dispone de dos salidas: un HDMI y un DisplayPort.

Vale destacar que incorpora conectividad inalámbrica (WIFI 6 802.11ax) mediante dos salidas para antena SMA 2T2R soportando Dual-Band de 2.4GHz/ 5GHz hasta 2.4Gbps y la tecnología de bluetooth 5.2.

Plataforma de pruebas

Para más información visita el sitio oficial de Gigabyte.

Bios

Una vez iniciado el sistema nos dirigimos al UEFI Bios que tiene su pantalla principal de modo fácil (Easy) que agrupa en un solo lugar los datos más relevantes de la plataforma y sus componentes, permitiendo así de manera sencilla monitorear y configurar las piezas más importantes de hardware. Todo es simple e intuitivo.

Para quienes desean ir al hueso y configurar cada detalle se puede ir directamente al modo avanzado que tiene todas las funciones y pantallas de configuraciones necesarias para exprimir al máximo la arquitectura de Intel.

La B660M AORUS PRO AX DDR4 tiene distribuido varios sensores de temperatura para monitorear en tiempo real y configurar el modo y revoluciones de los ventiladores instalados, todo a cargo del sistema Smart Fan 6. Se asoman también opciones para aplicar un poco de overclocking tanto al CPU como a las memorias RAM. En definitiva este Bios cumple y resulta bastante estable, que luego hay que actualizar a la última versión.

Información

En esta oportunidad utilizamos un procesador que puede ir tranquilamente con esta plataforma, como es el caso del Intel Core i3 12100 con un bajo TDP de 60W que alcanza una velocidad de hasta 4.3 Ghz (con boost) dado que de base se ubica en los 3.3 GHz, junto a una arquitectura de solo 4 núcleos de alto rendimiento (formando un total de 8 hilos de ejecución).

Preparada para Windows 11, B660M AORUS PRO AX DDR4 se identifica correctamente en el programa informativo CPUz con el chipset de Intel B660 y compatibilidad con PCIe 5.0 aunque en esta oportunidad se hace uso del PCIe 4.0 a 16x mediante la nuestra placa de video GeForce RTX 3070 FE.

Por otra parte, al activar el perfil de XMP, configuramos a las memorias de Kingston Fury Beast para que trabajen a 3200 MHz donde el chipset B660 hace gran uso de sus cualidades soportando incluso la aplicación de OC.

Un poco de iluminación RGB

Ejecutamos el programa RGB Fusion 2.0 para seleccionar todos los componentes de AORUS y configurar sus efectos y colores. Se puede apreciar que la placa base en cuestión tiene tres sectores distribuidos en el PCB para configurar la iluminación, donde incluso se pueden conectar Tiras RGB a través de los pines de la placa base correspondientes. También resulta compatible con las memorias Kingston Fury Beast para que los efectos trabajen en armonía, además de ser mucho más práctico.

Aquí se aprecia la iluminación de la plataforma, por debajo del disipador del chipset principal con sus respectivos colores y efectos.

Pruebas de rendimiento

Comenzamos con el programa sintético PCMark 10 (en su versión extendida) para analizar el comportamiento general de todos los aspectos del sistema entregando donde cosechamos 9500 puntos (dentro de la placa base con chipset B660) siendo un buen valor para un Core i3, demostrando que AORUS propone una base bastante sólida para que todos los componentes del sistema se puedan desempeñar si trabas y con toda el capacidad de la arquitectura Intel «Alder Lake».

Continuamos ahora con otro programa demandante, ejecutando dos instancias del 3DMark: Fire Strike y Time Spy (DX12) junto la RTX 3070 FE que arroja interesantes puntajes de 25500 puntos y 11900 puntos respectivamente demostrando un buen nivel en este tipo de configuraciones.

En el Cinebench R20, tenemos al Core i3 12100 que logra un desempeño bienvenido en el ámbito de multi procesamiento con una placa base B660 de AORUS, que incluso puede sostener aún procesador de 12ª generación más competitivos. En rendimiento, por ejemplo supera con creces a un Ryzen 3 3300X. De esta manera la plataforma en cuestión tiene todos los condimentos para sostener una configuración competitiva sin gastar demasiado.

Finalmente observamos el comportamiento del sistema por medio del programa Passmark Performance Test 10 donde cosechamos interesantes puntajes con un CPU Mark (que realiza cálculos de punto flotante, compresión de datos y encriptación) con más de 14000 puntos mientras que las memorias DDR4 a 3200 MHz (Memory Mark) logra cruzar la barrera de los 3500 puntos configurado bajo el perfil de XMP en el Bios.

Conclusión

La familia AORUS tiene un integrante que apunta a satisfacer la demanda de tecnología de última generación pero sin gastar demasiado, especialmente para quienes desean mantener sus módulos de memoria DDR4 pero con procesadores de 12ª generación Intel Core «Alder Lake».

El B660M AORUS PRO AX DDR4 contiene piezas de calidad con un diseño completo perteneciente al formato mATX que tranquilamente puede emplearse para una plataforma gamer o de trabajo integrando tecnologías atractivas de rendimiento como así también saca bastante jugo a los procesadores como memorias y placas de video. En nuestro caso el i3 12100 se ha desempeñado correctamente con sus limitaciones per sé pero sin dejar de ser un buen compañero.

Claramente el chipset B660 viene con recortes en relación al H670 o Z690, y en este caso Gigabyte no ha decidido agregar mucho más siendo un modelo suficiente en cuenta a expansión y a su vez eso se ve reflejado en el costo final. Su calidad, refrigeración eficiente y panel trasero completo le suman reputación que resulta bienvenida por donde se lo mire.

Dentro de la serie AORUS, la versión DDR4 del B660M AORUS PRO AX (con WiFi) ofrece cualidades atrayentes en diseño con un RGB sutil y la posibilidad de exprimir la nueva arquitectura Intel con gran altura, mereciendo nuestra recomendación.

Lo Bueno

  • Calidad de componentes y diseño VRM.
  • Relación costo / prestaciones.
  • Diseño y refrigeración pasiva contundente (aunque un solo conector M.2 tiene disipación).
  • Iluminación RGB sutil.
  • Integra Wi-Fi.

Lo Malo

  • No incluye Debug Led.
  • Solo cuatro puertos SATA.
Alejandro Dau
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.