HomeReviews HardwareASUS ROG Strix Z590-A Gaming WiFi

ASUS ROG Strix Z590-A Gaming WiFi

Probamos de la mano de ASUS la nueva placa base ROG Strix Z590-A Gaming WiFi diseñada para una mejor entrega de energía, refrigeración optimizada, soporte de los procesadores de 11va generación Intel Core con el último Intel Wi-Fi 6 y conectores M.2 PCIe 4.0. Te cuento más en esta reseña.

Esta placa base destinada al gaming pertenece a la serie ROG Strix con las últimas tecnologías de Intel con un diseño auténtico ideal para armar plataformas exquisitas y con tonos claros. Dentro de su compacta presentación encontramos entre los accesorios un manual de usuario, stickers ROG Strix, DVD con sus respectivos controladores y software, cuatro cables SATA III, un cable ROG USB Type-C para la salida de audio, varios precintos cortos, un Anclaje Q-Latch, dos almohadillas térmicas, un llavero y por supuesto la antena de Wi-Fi.

Sin dudas posee un packaging simple pero muy completo.

El ROG Strix Z590-A Gaming WiFi tiene un excelente diseño donde predomina el color gris y plateado junto a unos disipadores pasivos en las zonas críticas de la placa base utilizando unas terminaciones metálicas para una estética visual más llamativa. Tiene una apariencia distintiva, haciendo gala del estilo «Cyberpunk» donde predomina un logotipo ROG iluminado con Aura RGB en la cubierta de conectores de entrada y salida (E/S).

Presenta unas dimensiones de 30.5 x 24.4 cm perteneciente al formato ATX y del otro lado del PCB se aprecia su refuerzo metálico para el socket del CPU y un detalle visual de frecuencia plasmado como atractivo extra.

Contiene el socket LGA 1200 compatible con procesadores Intel Core (Rocket Lake) de 11va generación como así también los de 10ma. Podremos utilizar potentes procesadores ya que dispone de 14 +2 fases de poder alimentados por los dos conectores de 8 y 4 pin ubicados algo medio escondidos en el extremo con tecnología ProCool II (calidad sólida de construcción).

Respecto a las memorias, ofrece cuatro ranuras DDR4 en modo dual-channel soportando velocidades de hasta 5333 MHz mediante overclock, aunque claro dependerá del modelo de procesador instalado. Su capacidad máxima es de 128 GB. Eso sí, carecen en sus ranuras un refuerzo de acero.

También viendo el PCB no se aprecian botones ni un debug led para facilitar las pruebas e instalación de la placa base.

En la parte de almacenamiento, resulta interesante ver los seis puertos SATA III (6Gb/s) que se encuentran en una sola fila en posición de 90 grados (a diferencia de lo visto generalmente en este tipo de productos). Creo que es una decisión bastante acertada ya que cuando se instalan placas de video resulta casi imposible desconectar un cable SATA sin tener que remover la tarjeta.

Dispone de varios conectores PCIe M.2, uno controlado por medio únicamente de los procesadores de 11va generación que admiten el modo PCIe 4.0 x4 del tipo 2242/2260/2280/22110. Por medio del chipset Z590, tenemos los dos conectores M.2_2 y M.2_3 del tipo 2242/2260/2280/22110. La refrigeración en estos casos es contundente por lo cual podremos instalar dispositivos de almacenamiento de gran rendimiento sin preocuparnos demasiado por sus temperaturas.

El anclaje Q-Latch facilita la instalación o extracción de un SSD M.2 sin necesidad de herramientas específicas. Esto elimina cuidadosamente el uso de tornillos tradicionales.

La placa base de ROG Strix viene con tres PCIe 4.0/3.0 de 16x reforzadas en acero y se complementa con otra ranura PCIe 3.0 de 4x. Es recomendable que se utiliza un procesadores de 11ma ya que se aprovecharán todos los carriles que tiene el sistema y se sacará mayor provecho en el rendimiento de las placas de video y dispositivos M.2.

En cuanto al sonido, ASUS se ha decidido por el ROG SupremeFX 7.1 Surround Sound High Definition Audio CODEC ALC4080 con tecnología de blindaje SupremeFX, uso de capacitores japoneses, con sensor de impedancia para salidas de auriculares delanteras y traseras, salida de reproducción estéreo SNR de 120 dB de alta calidad y entrada de grabación SNR de 113 dB y admite reproducción de hasta 32 bits / 384 kHz. ¿Impecable no?

El protector de E/S viene pre montado, lo que simplifica aún más el proceso de instalación de la placa base. Brinda dos salidas de video: un HDMI y un DisplayPort. Presenta un botón de BIOS FlashBack (no tenemos el de Clear CMOS), un puerto USB 3.2 Gen 2×2 (1 USB Type-C), cuatro puertos USB 3.2 Gen 2 (Tipo-A) y cinco puertos USB 2.0 (cuatro del Tipo-A, más uno de Audio USB Type-C). Se suman los dos conectores 2T2R de Intel Wi-Fi 6 (802.11 a/b/g/n/ac/ax) junto a un puerto de LAN Intel I225-V de 2,5 Gb. Finalmente se visualizan los conectores de audio.

Unboxing

Bios

El UEFI Bios sigue la estética e interfaz de la línea de placas base e ROG Strix, donde su primera pantalla de EZ Mode reúne a las principales opciones y características de configuración para que en un solo lugar se puedan manipular los componentes más importantes del sistema. Incluso dispone de la opción de AI Overclocking, que automáticamente encontrará la mejor frecuencia más alta para el procesador. Sin dudas resulta ideal para los usuarios principiantes.

Por supuesto, para realizar una configuración de los componentes del sistema más completa pasamos a la versión avanzada con varias pantallas. La navegación a través de las diferentes opciones es completa otorgando todo lo necesario para exprimir al máximo al procesador de 11va generación Intel Core. También se pueden manipular las memorias en velocidades altas aunque dependerá del modelo de CPU instalado.

Además, podemos monitorear perfectamente las temperaturas y los voltajes del sistema. En general la interfaz es amigable e incorpora muchas herramientas propietarias de ASUS para una mejor experiencia, brindando la posibilidad de guardar perfiles, EZ Flash 3, y acceso al Armoury Crate, entre otros. Se puede utilizar la opción de MemTest86 que está preinstalado eque básicamente permite identificar problemas de memoria en un solo paso, sin la necesidad de ningún dispositivo USB o ingresar al sistema operativo.

En definitiva, el UEFI Bios resulta estable y muy completo.

Plataforma de pruebas

  • Intel Core i7 11700KF
  • XPG 32GB Kit DDR4-3000
  • Geforce RTX 3080 Ti / RTX 3070
  • Noctua NH-D15 chromax.black
  • HyperX SSD 240GB
  • Sistema operativo: Windows 10 Pro
  • Fuente de poder: Thermaltake Smart M1200W

Para mayor información de la placa base, visita el sitio oficial de ASUS.

ASUS integra la aplicación Armoury Crate que permite configurar y monitorear los recursos del sistema como así también actualizar los controladores y realizar ajustes. Por supuesto se encuentra el apartado de RGB para aplicar los efectos de iluminación y colores preferidos.

Personalización con iluminación Aura Sync RGB exclusiva de ASUS, que incluye encabezados RGB y encabezados direccionables Gen 2.

Información

Utilizamos el procesador de la 11va generación, el Core i7 11700KF (sin iGPU) que tiene un TDP de 125W con una frecuencia de operación de 3.6 GHz para todos sus núcleos con un total de 16 hilos de ejecución (8 físicos + 8 lógicos).

La placa base ROG Strix Z590-A Gaming WiFi se detecta a la perfección con la última revisión de Bios, con su chipset de Intel Z590 y la utilización del PCIe 4.0 a través de la tarjeta gráfica RTX 3080 Ti. Con el perfil XMP (Extreme Memory Profile), las memorias DDR4 de XPG alcanzan una velocidad de 3000 MHz sumando una capacidad total de 32 GB en modo dual-channel.

Pruebas de rendimiento

Iniciamos las pruebas con el PCMark 10 en modo extendido con un resultado fantástico que supera tranquilamente los 10.000 puntos (frente a los 9500 que puede arrojar el 10900K en una placa base Z490). indudablemente esta placa base de ASUS garantiza el mejor rendimiento de los procesadores de 11va generación.

Queda demostrado que la plataforma ROG Strix deja muy bien parado al resto de los componentes de hardware instalados ya que ofrece una base sólida y contundente para que el desempeño general en diferentes ámbitos de aplicación, ya sea desde edición de video y fotos, streaming, y gaming sea el más avanzado posible que permita la arquitectura de Intel. El soporte de 128 GB resulta muy interesante para las aplicaciones de alta demanda.

Continuamos con el Passmark Performance Test 10 con cálculos de punto flotante, números enteros, compresión, encriptación, y demás donde el procesador Core i7 11700KF manifiesta un resultado competitivo logrando alcanzar todo su potencial. Por otra parte, el kit de memorias XPG se ubica en un nivel aceptable con un puntaje que araña los 3900 puntos y que puede incrementarse aún más con módulos que puedan sostener altas frecuencias.

Finalmente damos una mirada al Cinebench R20 donde en multi-procesamiento se cosecha más de 5700 puntos utilizando todos sus núcleos demostrando el gran potencial de la arquitectura de Intel «Rocket Lake», también con un gran resultado en el puntaje individual por núcleo.

Conclusión

ASUS presenta su nueva generación de placas base ROG Strix con soporte de la onceava generación de procesadores Intel Core, en este caso el modelo ROG Strix Z590-A Gaming WiFi con un diseño muy elegante y cibernético entregando una excelente calidad de disipadores que cumplen muy bien su trabajo como así también los componentes de calidad utilizados conformando un ecosistema muy competitivo ideal para usuarios que desean no solo jugar con la máxima calidad sino que también crear contenido del bueno.

Al utilizar componentes de calidad su capacidad de OC es efectiva, con un Bios muy estable y completo donde alcanzamos para el Core i7 10700KF una velocidad de 4.9 GHz para todos sus núcleos de manera estable (podríamos llegar a 5. GHz con refrigeración líquida). Las opciones que ofrece para este apartado de OC es amplia y permite exprimir al máximo tanto al procesador como a las memorias. Además, el software de Armoury Crate es sencillo de usar y tiene los condimentos necesarios para configurar a gusta el sistema con chipset Z590 con su monitoreo correspondiente.

La ROG Strix Z590-A Gaming WiFi es bastante completa, con Wi-Fi 6, sonido de alta calidad, incluyendo accesorios extras, que en su conjunto resultan determinantes a la hora de elegir una placa base de última generación. Se destaca su conectividad de M.2 y ranuras PCie, que en este caso cumplen con su cantidad.

La experiencia final con esta placa base de ASUS ROG Strix basada en el chipset Z590 es gratificante y recomendada para armar una plataforma de trabajo como para juegos.

Lo Bueno

  • Diseño elegante premium (disipación eficiente).
  • Gran rendimiento y cantidad de prestaciones.
  • Calidad de sonido integrada.
  • UEFI Bios estable y completo.
  • Soporte de Intel Wi-Fi 6.

Lo Malo

  • Ausencia del Debug Led.
Alejandro Dau
Con gran experiencia en el ámbito tecnológico, Licenciado en Informática y amante de los deportes, ocupa la posición de Editor en jefe con una sola idea: brindar a los lectores las mejores noticias y reviews de habla hispana.

Comentarios